Kiosko

La Opinión de Zamora

Santibáñez de Vidriales está muy vivo

La asociación cultural Valle Vivo cierra su semana cultural con un festival de música para “luchar contra la despoblación”

Cuentacuentos en Santibáñez de Vidriales. | C. G. R.

La comarca de Los Valles todavía tiene mucha vida por delante. Pese a que poco a poco la zona vaya cayendo presa del tiempo y el olvido, con gente que se va para no volver y pueblos que paulatinamente van quedándose vacíos, todavía hay quien lucha por mantener la ilusión y las ganas de seguir adelante fomentando la vida activa.

Charla sobre despoblación. | C. G. R.

Es el caso de la Asociación Cultural Valle Vivo de Santibáñez de Vidriales, que ha vuelto a celebrar su semana cultural, con actividades para todos los públicos y que ha tenido su plato fuerte con la tercera edición del Valle Vivo Fest, cuya principal característica es no ceñirse a un solo estilo musical, sino dar voz y espacio a todo tipo de géneros y artistas para poder aglutinar al máximo numero de personas con diferentes gustos bajo el amparo de la música. Y es que pocas cosas unen más a la gente que la música.

Uno de los grupos participantes en el Vavlle Vivo Fest. | E. P.

Aarón Delgado, uno de los organizadores, explica que “fundamentalmente se trata de un festival autofinanciado y autogestionado, con lo que sacamos de las camisetas, las pulseras y cosas así que ponemos con precios populares”. “El Ayuntamiento también colabora en lo que puede”, añade.

Durante toda una semana, Santibáñez de Vidriales ha sido el centro neurálgico de actividades de todo tipo, con cuentacuentos, charlas sobre la despoblación rural y torneos de tenis, organizados para eso, para intentar mantener viva una zona que poco a poco parece morir sin que a nadie le importe.

En el festival hubo cabida para los estilos musicales más variados, desde el flamenco de Puro Corte, hasta el punk rock más reivindicativo de No Konforme, y pasando por el rap de Valhalla Crew,entre otros.

Además, las charangas y las batallas de agua por las calles del pueblo servían para poner el color y la música desde por la mañana a una localidad en fiesta y que lucha por la vida.

“Al final esto se mantiene por la colaboración desinteresada de la gente”, comenta Aarón Delgado.

No obstante, no han faltado las actividades que, por una razón o por otra, han tenido que ser canceladas. Ese fue el caso de la presentación del libro Leyendas de Zamora. “Tuvimos que cancelarlo por problemas de salud de Alberto Hernández, el autor, pero esperamos poder realizar la presentación en algún otro momento del verano”, explicaba Aarón Delgado. “También tuvimos que suspender el torneo de frontenis infantil, porque solo vino un niño,” lamentaba Delgado.

A pesar de todo, Santibáñez de Vidriales no pierde la ilusión y espera seguir celebrando este festival muchas ediciones más. Mientras quede gente, quedarán ganas. Y mientras queden ganas, quedará vida en Los Valles.

Compartir el artículo

stats