Kiosko

La Opinión de Zamora

Benavente: Iván Bragado completa una nueva aventura en el Camino de Santiago

El benaventano realiza el Camino Francés con Discamino para dar visibilidad a la discapacidad

Iván y su piloto, celebrando la llegada a Santiago. | Cedida

Iván Bragado lo ha vuelto a hacer. Este deportista de Benavente se ha embarcado de nuevo en una de las aventuras de la asociación Discamino con la que ha recorrido en bicicleta adaptada el Camino Francés de peregrinación, desde Roncesvalles hasta Santiago. Junto a él sus compañeros copilotos Pablo, Avelino, Damián, Paula y Laura, todos ellos con discapacidad.

A la derecha, Iván con grupo Discamino en el momento de recibir la Medalla de Oro de Galicia. | Cedida

Pilotos y copilotos y los conductores de las furgonetas de apoyo han realizado un total de catorce etapas que para el deportista benaventano suma ya 12+1 en un total de siete años.

En el kayak Iván delante, una de las tardes por el camino. | Cedida

Iván ha subido puertos míticos del Tour de Francia como Alpe d’Huez, Col de Galibier, Tourmalet, etc… Ha recorrido 2.700 kilómetros pedaleando desde Roma y el pasado año completó el enlace de caminos, saliendo de Vigo, llegando a Almería y otra vez hasta llegar a Vigo (en un recorrido de más de 2.800 kilómetros).

Es ya un “veterano en esto”, según explica, pero no pudo dejar a un lado los nervios al embarcarse en esta aventura, al igual que si se tratara de su primer camino a Santiago.

"Aunque ya soy un veterano en esto tengo los nervios como los del primer camino", asegura.

Ya ha vuelto de su aventura en la que ha recorrido catorce etapas en trayectos que han supuesto una media de más de 50 kilómetros diarios. El director de Discamino, Javier Pitillas explicaba al llegar a Santiago que “no todos somos iguales y es normal que así sea. Porque cada uno ha vivido su propia vida y solo él sabe lo que ha sufrido y lo que le ha costado llegar a esa plaza soñada por tantos. La de hoy no ha sido una llegada más. En los ojos de todos se veía reflejada la alegría de la victoria, la emoción del reto superado, las huella del esfuerzo realizado y, sobre todo, el rastro indeleble del compañerismo forjado en las cuestas, los albergues y las sobremesas del camino”.

Aunque la aventura ha sido increíble y con numerosas anécdotas para recordar, el benaventano Iván no ha podido olvidarse de Fer Vidal Salgado, que fue su primer piloto en las salidas con Discamino y que ha creado una gran amistad con él, ni tampoco de Silvia Rey Sarmiento, “mi gran amiga con la que he recorrido muchísimos caminos de Santiago y he vivido grandes aventuras”.

Este camino asegura que lo va a recordar por el “reventón de la rueda trasera de la bici en la primera etapa, por el día de los vómitos, porque nos dieron la medalla de oro, porque conocí en persona al arzobispo de Santiago a Ana Pastor y al presidente de la Xunta de Galicia”.

Y es que en esta ocasión la Xunta ha otorgado su Medalla de Oro 2022 a la asociación Discamino, entre otras figuras. Con ella pretende “reconocer a aquellos que se han distinguido por trabajar por lo mejor” para la comunidad.

Para Iván esta aventura sigue sumando en su crecimiento personal. Ya no solo es un reto, sino un modo de participar del encuentro con amigos que también viven su día a día con alguna discapacidad y darle visibilidad.

Compartir el artículo

stats