Kiosko

La Opinión de Zamora

Sociedad

Arranca el verano en el Valle del Tera

Los chiringuitos de esta zona de la comarca de Benavente comienzan a funcionar con la llegada del buen tiempo y el inicio de las vacaciones

Chiringuito de Santibáñez de Tera. C. G. R.

Durante la temporada estival, muchos son los pueblos que cuentan con un chiringuito para que sus vecinos den la bienvenida al buen tiempo y a las vacaciones en una terraza junto a un paraje natural con vistas privilegiadas.

El Valle del Tera es un gran exponente en lo que a chiringuitos de verano se refiere. Pueblos como Santibáñez, Santa Croya o Camarzana de Tera ya han puesto en marcha las zonas en las que vecinos y turistas disfrutarán del verano y de sus vacaciones, potenciando así el turismo y, por ende, la economía de sus pueblos.

Isabel Martín es una vecina de Abraveses de Tera que, junto a su hijo, ha puesto en marcha el chiringuito en Santibáñez de Tera, junto a la zona de La Tablada.

Zona de baño junto al chiringuito de Santibáñez de Tera. Carlos García Rodríguez

Todo dependerá del buen tiempo, pero esperamos que haya mucha gente porque la verdad es que el entorno es inmejorable”, comentaba. “Yo misma desde aquí lo veo y cuando ves llegar a los que vienen de ruta en canoa es algo muy bonito”, explica.

Quienes llevan esta clase de establecimientos son conscientes de que, en gran parte, dependen de que las condiciones meteorológicas sean favorables, pero también existen otros factores a tener en cuenta y que no siempre son un buen augurio.

Chiringuito de Camarzana de Tera. Carlos García Rodríguez

José Fernández, gerente del área recreativa de La Barca de Camarzana de Tera, cree que este año no se ha visto el mismo movimiento por estas fechas que en años anteriores.

“Este año la gente no se está moviendo nada, hace un mes y medio estábamos trabajando mejor que ahora”, lamenta. No obstante, confía en que poco a poco, conforme vaya avanzando el verano, las cifras de vayan en aumento y el número de visitantes sea mayor.

Zona de baño de Santa Croya de Tera, junto al Chiringuito. Carlos García Rodríguez

Santa Croya de Tera también dispone de chiringuito y su gerente, Alexandra Peláez, confía del mismo modo en que “sea un verano muy productivo y que haya buen tiempo”.

Isabel, José y Alexandra se preparan de igual modo para abordar los meses de verano, en los que la gente toma sus vacaciones y que, no obstante, comenzó de la peor forma posible.

“Espero que a partir de ahora ya no haya más desgracias, ni más incendios, ni más pandemias ni nada de nada, que sea un verano tranquilo”, comentaba Alexandra.

La bajada generalizada de las temperaturas durante el último fin de semana provocó también un descenso en la actividad de los chiringuitos del Valle del Tera.

Sin embargo, a día de hoy parece que los últimos días de junio y el comienzo de julio traerán consigo un aumento de las temperaturas y una climatología más favorable para el uso y disfrute de los chiringuitos y las zonas de baño junto a las que se encuentran.

Los tres coinciden en que los chiringuitos aportan algo especial sobre los bares tradicionales, y no es otra cosa que la cercanía de una masa de agua en la que los visitantes pueden alternar el rato en la terraza con un chapuzón para refrescarse en plena canícula, rodeados de un entorno natural y parajes envidiables.

“La gente puede pasar el calor en el chiringuito, al aire libre y con un mojito en la mano”, explica Alexandra. En este sentido, Isabel comenta que “tener al lado la playa es un lujo, porque la gente se levanta de la mesa y se va al agua”.

Así pues, el Valle del Tera espera en estos meses estivales un mayor movimiento de turistas, habiendo ya dejado atrás los tiempos de pandemia en los que las limitaciones al transporte y las distancias de seguridad eran el principal enemigo. Ahora, el sol y el calor serán los únicos aliados.

Compartir el artículo

stats