Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Fiestas del Toro Enmaromado 2022

Siguiñuelo se cobra en Benavente 29 heridos, uno grave por una cornada en el cuello

Fiestas decide acortar el recorrido ante la peligrosidad del de Peñajara, que tardó 71 minutos en realizar la versión más corta de la carrera

Siguiñuelo, frenado en su veloz y peligrosa salida del toril. J. A. G.

Siguiñuelo, el Enmaromado de Peñajara, tomó el atajo para completar el recorrido bajo un cielo cárdeno que prometía una perturbadora tormenta. Bajo ese techo encapotado, el morlaco del reencuentro festivo tras dos años de pandemia invirtió una hora y once minutos en cubrir el itinerario alternativo, el más corto de los posibles.

La Concejalía de Fiestas decidió acortar el recorrido tradicional la vista del comportamiento de Siguiñuelo que, desde el inicio de la calle de los Carros, donde se cobró un herido grave por asta, comenzó a negarse a correr y a generar peligro con arremetidas inesperadas de toro avisado. Dejó tras de sí 28 heridos leves.

Remoloneó resiliente el de casta Jijona en este último tramo de la carrera y fue entrar en la manga del matarife cuando, entre aplausos, truenos y las primeras gotas del aguacero, pasó al firmamento de los toros locales con tanta gloria como pena.

Siguiñuelo protagonizó una salida vertiginosa. J. A. G.

Siguiñuelo tuvo una salida veloz y limpia. Trazó el primer tramo del recorrido con avidez y fuste, pero fue perdiendo la codicia a mitad de la calle de la Rúa, donde comenzó a pararse y a empezar a mirar fijamente lo que se movía por delante y por detrás.

Con todo, había entrado en la plaza de la Madera en cuatro minutos desde su salida vertiginosa en las arenas de la calle Las Eras.

Un corredor en apuros a escasa distancia del Enmaromado en la salida. J. A. G.

A partir de la primera argolla y de San Martín, comenzó a consumir más tiempo en paradas que en mantener el trote que hace que la carrera esté viva. Para esas, Siguiñuelo ya había dado la vuelta a las reglas que influyen en la seguridad del festejo: más paradas que avances, aglomeraciones de corredores por detrás del astado, y arranques cada vez más peligrosos.

Poco antes de las ocho de la tarde, encarando la calle Los Carros, el de Peñajara hirió gravemente en el cuello a un corredor en una embestida inesperada y Fiestas decidió cortar por lo sano. Siguiñuelo tardó aún 40 minutos en llegar al matadero. Fue completar a regañadientes este último tramo y desatarse la tormenta.

Siguiñuelo, en la plaza de la farola (de Los Leones), atestada de público y de corredores. J. A. G.

Compartir el artículo

stats