Kiosko

La Opinión de Zamora

Educación

La propuesta para la paquetería del futuro en Benavente: vehículos eléctricos autónomos

Una estudiante de Logística del León Felipe plantea esta solución sin huella de carbono para la “última milla” en el reparto de paquetes

Centro de distribución de una empresa de logística en el Centro de Transportes de Benavente. J. A. G.

Vehículos eléctricos autónomos. Este es el futuro que plantea y propone para el reparto de paquetería en el futuro, la alumna del Ciclo de Transportes y Logística del IES León Felipe, Marta Martínez Pastor.

La “última milla” es como se conoce en logística al último tramo de la cadena de distribución de paquetería, cuando el paquete llega a los clientes.

Marta Martínez prevé, como marco previsible general, ciudades más cómodas porque la tecnología facilitará avances en este sentido, más limpias ambientalmente y sin vehículos contaminantes.

La solución para la "última milla" de Benavente

La solución para la "última milla" de Benavente M. M. P.

La solución a los problemas actuales

Esta, en principio, sería la respuesta específica que podría producirse en el sector del transporte y la logística. Frente a problemas como la congestión del tráfico, la dificultad de estacionamiento, las duplicidades en los puntos de entrega de las mercancías, el alto porcentaje de entregas fallidas, y la alta contaminación que generan los vehículos alimentados por combustibles fósiles, que constituyen las debilidades a futuro del reparto de mercancías en la actualidad, la estudiante propone una solución tan radical como, en teoría, previsible y factible.

Marta recuerda que entre las soluciones que el mercado ha valorado para mejorar la eficacia en el reparto de paquetería hay “infinidad de soluciones”. Cita la distribución con patinetes eléctricos, el uso de robots con piernas o ruedas, y de forma singular el uso de drones.

Vista aérea del Centro de Transportes de Benavente. J. A. G.

“Todos ellos se ven nublados”, dice, por alguna circunstancia. En especial el uso de drones, que comenzó a ser efectivo en 2013 pero que comporta problemas específicos, como el hecho de que fundamentalmente puedan ser utilizados para pesos ligeros, o que requieran numerosas unidades al poder realizar únicamente transportes individuales: “un dron por envío”, algo inviable “en el creciente comercio electrónico”.

Frente a estas opciones, la estudiante del ciclo formativo superior en el León Felipe, aboga por los vehículos eléctricos autónomos.

Inteligencia artificial

“La solución estaría en centralizar los servicios de las diferentes operadoras en nuestros vehículos, cien por cien eléctricos y totalmente autónomos. Estos, saldrán de una central situada en las afueras de la ciudad trazando las rutas más eficientes en el menor tiempo posible gracias a la inteligencia artificial (IA) que integrarán”.

Los beneficios de esta solución pasan por la reducción de la huella de carbono, de la congestión del tráfico tal y como lo conocemos en la actualidad, y de la contaminación acústica. La consecuencia será una mayor agilidad en el reparto de mercancía en la “última milla”. Marta Martínez detalla la tecnología inteligente y segura de estos vehículos que, de una u otra manera, y vaticinaron Capek, Lem, Huxley, Asimov o el gran P. K. Dick.

Compartir el artículo

stats