A finales de la década de los noventa, momento en que comienza el registro de datos a nivel local, Benavente podía presumir de una población al alza y con una estructura piramidal sólida. Entonces acumulaba tasas de natalidad por encima de las medias provincial y nacional y arrojaba un saldo positivo en crecimiento vegetativo.

La pirámide poblacional benaventana era eso, una pirámide. Desde 2012, año en el que se alcanzó el mayor número de habitantes empadronados (19.259), Benavente se ha ido desangrando poblacionalmente.

Desde hace tiempo la pirámide va adquiriendo la forma de una peonza, con una base (nacimientos) más corta que el techo (mayores de 84 años), que es ligeramente mayor.

Pirámides de la población benaventana y de la provincia en 2021 y evolución del número de habitantes empadronados en Benavente J. A. G.

El descenso de habitantes empadronados se precipitó bruscamente hasta 2016. Luego el declive ha continuado, pero se ha ido ralentizando.

Con todo, en 2021 la ciudad había perdido 264 habitantes, 1,5 puntos con relación al año anterior. Esta tendencia es acusada y no hay ningún signo que indique que vaya a detenerse, y menos a invertirse.

En 2012, en el pico más alto de la crisis financiera, Benavente comenzó a perder habitantes. Los datos muestran que hasta que esta se dio por finalizada, la caída fue más acusada que el periodo posterior, incluyendo los dos años de pandemia.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística señalan que, hoy por hoy, dos de cada diez benaventanos tienen más de 65 años de edad, mientras que los que tienen menos de 16 años, son uno de cada diez. El grueso de la población benaventana, siete de cada diez habitantes empadronados tiene entre 17 y 64 años. (Gráfico interactivo)

Mientras que el grupo de habitantes que sostiene la pirámide hasta los 16 años de edad caía 2,5 puntos porcentuales, el que comprende a la población con más de 65 años, crecía una décima. Esta brecha lleva siendo también una tendencia desde hace años.

Mientras que la media de habitantes de 16 años en el país es del 15,2% y la de la provincia del 9,9%, en Benavente se sitúa en el 13,8%. Para la población mayor de 65 años los datos son ligeramente diferente. (Gráfico interactivo)

En la provincia de Zamora este grupo de edad representa el 31% de la población, en Benavente es del 20%, pero la media nacional está 1,5 puntos por debajo, en el 18,8%.

Aunque a una cierta distancia, la estructura de la población en Benavente está siguiendo los mismos pasos que los de la provincia, pero todas las señales son inequívocas y apuntan a los mismos males que asolan Zamora desde hace ya muchos años: envejecimiento de la población, una notable caída de la natalidad y, con esta, crecimientos vegetativos negativos.

151 decesos más que nacimientos: la brecha creció un 30,2%

Los datos que determinan los movimientos naturales de la población siguen siendo malos. Los últimos publicados por el INE se refieren a 2020 e indican que el saldo entre defunciones y nacimientos fue a favor del primer grupo en 151 personas, lo que representa un incremento de algo más del 30% con respecto al año anterior.

En el periodo se registraron 255 muertes frente a 104 nacimientos.

El año anterior, en 2019, los decesos ascendieron a 221 y los fueron 105.

Mientras que las muertes crecían, los nacimientos se estancaron en este periodo. La cifra en muertes de 2020 podría estar relacionada con la pandemia.

La tasa de natalidad de Benavente descendió medio punto y representa el 5,9% de la población. Esta tasa, que mide los nacimientos por cada 1.000 habitantes, era en la ciudad en 1998 del 10,3%, un punto por encima de la media nacional y cuatro de la provincial.

Hoy por hoy le saca un punto y medio la provincia y está a 1,2 de la media nacional.