No todos los días se ve un tejón y menos en el centro del casco urbano, pero esto fue lo que ocurrió pasada la medianoche del miércoles. Un transeúnte se topó con el animal en la calle Zamora. Avisó a la Policía Local del hallazgo de lo que le pareció una mofeta, una especie nativa de América y, en menor medida, de Asia.

Los agentes se desplazaron a la zona y localizaron lo que parecía ser un ejemplar de tejón, una especie protegida. El animal estaba herido y se refugió en un garaje.

La Policía se puso en contacto con varias clínicas veterinarias locales para saber cómo actuar. La respuesta no les ayudó a resolver el problema.

Vista de la calle Zamora, a la altura de la vía en la que apareció el tejón herido. J. A. G.

Básicamente las clínicas contactadas contestaron que no tenían servicio de animales exóticos y que desconocían como actuar, pese a que el tejón es una especie europea, que también habita en la península y que no es infrecuente en la zona.

Un vecino puso fin a la incertidumbre de los agentes. Sacó su coche del garaje y permitió que el tejón pasara la noche allí hasta que la Policía resolviera cómo actuar con el animal. Sensible a la situación del animal, el vecino dejó también un recipiente con agua por si el tejón tenía sed.

El jueves por la mañana, agentes del Servicio de Medio Ambiente se hicieron cargo del animal. Su idea era trasladarlo a un monte cercano y soltarlo para observar su comportamiento. En el caso de que no pudiera valerse por sí mismo lo llevarían al centro de animales de Villaralbo para que lo reconociera un veterinario.

Lo que ocurrió después no ha trascendido, como tampoco se ha sabido cómo el animal llegó herido al centro del casco urbano de Benavente.