Benavente avanza hacia el futuro. El Ayuntamiento de la ciudad encara el día a día con las urgencias propias de una localidad en movimiento, pero con las luces largas puestas para intentar transformar el municipio y sentar las bases de lo que debe ser este lugar en las próximas décadas. En esa línea se enmarca el esfuerzo inversor realizado a nivel local para tratar de mejorar las infraestructuras básicas. Estos proyectos no siempre tienen el lucimiento que sí corresponde a otras iniciativas más visibles, pero resultan muy relevantes para las personas e importantes desde la perspectiva presupuestaria.

En ese eje se halla la puesta en marcha de mejoras relacionadas con el agua o las infraestructuras. No en vano, el objetivo de Benavente es acometer una reforma integral en las instalaciones básicas de servicios. Eso incluye una reforma de las calles, un impulso a la accesibilidad y una labor pedagógica para hacer entender a la ciudadanía que el municipio debe ser un lugar amable para todos.

Con este punto de partida, los responsables del Ayuntamiento benaventano entienden que las circunstancias económicas que imperaban en su entrada al equipo de Gobierno y el desarrollo posterior de los acontecimientos, pandemia incluida, no han sido los precedentes más propicios para dar ese lavado de cara a la ciudad. Menos, si la idea es reducir deuda y mejorar la gestión sin trasladar esa carga impositiva a los contribuyentes. Es decir, sin subir los impuestos.

Obras en el edificio del Ferial de Benavente. | L. O. Z.

Ese escenario ha condicionado la posibilidad de poner en marcha grandes infraestructuras, aunque sí ha sido posible llevar a cabo reformas profundas de instalaciones como el teatro, las piscinas municipales o el edificio del Ferial. Estos trabajos se sitúan en la línea de ese Benavente del futuro, pero también de un municipio sostenible desde el punto de vista económico; sin excesos económicos que puedan comprometer la situación de las arcas públicas.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Benavente también está realizando un esfuerzo para que la ciudad sea “la parada en el camino” de los visitantes. La situación geográfica estratégica de la localidad se halla en el centro de las actividades de promoción turística promovidas a nivel local, y el objetivo es lograr que la gente se detenga a disfrutar de la zona.

El Ayuntamiento de Benavente entiende que hay motivos para ver la ciudad y también para posicionar al lugar como eje de una comarca que merece la pena ver. Por lo pronto, el número de pernoctaciones ha aumentado durante este verano, y la idea es insistir en esa línea para lograr que la localidad no sea solamente un gran foco a nivel logístico.