Apenas una semana después de que fuera terminado, el mural dedicado a Miguel Delibes en un edificio de la calle homónima ha sido dañado por el vandalismo de unos jóvenes que ya han sido identificados y convenientemente sancionados por la Policía Local de Benavente.

Asimismo, esta clase de actos han llegado también al barrio de San Isidro, donde han aparecido nuevas pintadas. También ha sido dañada la caseta de riego del barrio, cuyo candado ha sido destrozado y el programador, sustraído.