La Concejalía de Medio Ambiente de Benavente ha denunciado públicamente la comisión de actos incívicos en las zonas verdes de la parte trasera de los institutos.

Según informan desde el consistorio, los causantes de los daños decidieron cargar contra el sistema de riego, destrozando el programador del riego y varios aspersores.

Dichos daños ascenderían hasta los 400 euros, a lo que habría que sumar el coste de la reparación y la reposición de los aspersores arrancados.

Además del coste que supone para los benaventanos, resulta elevado el riesgo para esas zonas en una época en la que el riego resulta crucial.

El Ayuntamiento solicita la colaboración ciudadana para poner fin a estos actos y poder sancionarlos con el máximo rigor.