Emoción y dignidad. Así explicaban algunos vecinos de Vecilla de la Polvorosa las sensaciones que estaban experimentando en la jornada de ayer en que después de casi doce años de espera ya puedan enterrar a sus muertos en el pueblo donde nacieron o donde han vivido la mayor parte de su vida. Y es que ayer se inauguraba, en un acto inusual en estos tiempos de pandemia, el cementerio de la localidad. “La ocasión lo merece”, justificaba una vecina. También apelaban los vecinos a la “dignidad”, la que les ha faltado, o al menos así lo consideran, durante años en que se han visto obligados a incinerar a sus seres queridos, a pesar de que no era el modo en que querían descansar en paz algunos de ellos, para poder tenerlos en casa o “meterlos en la tumba de algún familiar, porque estábamos sin cementerio”.

A la derecha, el párroco bendiciendo el cementerio. | E. P. Eva Ponte

Y aunque es una buena noticia para un pueblo con habitantes que no tenía cementerio, paradójicamente lo que quieren los vecinos es no tener que hacer uso de estas nuevas instalaciones en mucho tiempo. Así lo dejó de claro el alcalde pedáneo, César Mayo, durante el acto inaugural en el que hubo, además el descubrimiento de la placa correspondiente, un “pica-pan”. Mayo dio las gracias “de todo corazón a la Diputación de Zamora porque nos han hecho un favor muy grande ayudándonos con la gestión de esta obra y con el dinero que nos han dado en subvención. Era una dignidad que llevábamos años reclamando. Gracias a este equipo de Gobierno de la Diputación y al equipo de Gobierno de Morales es una realidad. Por favor que no se estrene el cementerio por lo menos en diez o veinte años, si hace falta”.

Placa inaugural del cementerio. | E. P.

Este alcalde pedáneo estaba especialmente satisfecho con la consecución de esta obra ya que al principio del mandato la había puesto sobre la mesa, como condición prioritaria, en el pacto de gobierno que suscribió con su formación de UPL con el PIMV que tiene la Alcaldía del Ayuntamiento de Morales.

El camino hacia el cementerio será asfaltado próximamente. | E. P. Eva Ponte

Vecilla se quedó sin camposanto cuando se pretendía la ampliación del eclesiástico añadiendo nichos, algo que llegó a los tribunales y el pasado mandato el equipo de Gobierno de Morales del Rey se vio obligado a retirar los nichos construidos por el equipo del mandato anterior. Los vecinos ayer recordaban todo lo pasado estos años con el cementerio. “Al menos ahora podemos venir a velar a nuestros muertos en un lugar adecuado, fuera del pueblo, que el de antes estaba al lado de las casas”, explico una vecina.

Vecinos de Vecilla, en el acto. | E. P.

El acto contó con la presencia del presidente de Diputación, institución que ha sufragado el coste de las obras. “Es un día bonito, en el que se ha hecho justicia después de tantos años con el municipio y sus habitantes. Desde el día en que nos reunimos con la alcaldesa de Morales del Rey y el alcalde pedáneo de Vecilla, este equipo de gobierno ha hecho un buen trabajo, que es lo que tiene que hacer una Diputación”, decía su presidente, Francisco Requejo, quien no dudó en pedir perdón a los vecinos por la tardanza. “Es un claro ejemplo de lo que tienen que hacer las administraciones y de por qué a veces el dinero de la administración no se puede distribuir con solo criterios de población”, explicaba el vicepresidente primero de la Diputación, José María Barrios.

El vicepresidente tercero y diputado de Obras y Medio Ambiente, Javier Faúndez, explicó que el cementerio está en una zona de flujo preferente marcada por Confederación Hidrográfica del Duero y se ha levantado más de lo necesario para evitar posibles inundaciones. La obra se completará con la adecuación de los accesos que se financiará una parte con el plan municipal de Obras y otra con fondos propios del Ayuntamiento.

La alcaldesa de Morales del Rey, Consuelo Posado, manifestó sus agradecimientos mientras que el alcalde pedáneo, César Mayo, pidió a los vecinos “que nadie estrene todavía el cementerio”.