El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Zamora ha rechazado la reclamación patrimonial planteada por una vecina de la ciudad por las lesiones sufridas como consecuencia de una caída el 10 de diciembre de 2019, en la calle Santa Cruz de Benavente, “por el mal estado del pavimento del bordillo”.

El Ayuntamiento solicitó la desestimación de la demanda y la confirmación de la resolución recurrida al entender que, en primer lugar, la reclamación no concreta ni dónde ni cómo se produjo la caída, que no ha habido más caídas en esa zona a pesar de ser una calle muy transitada y que, en todo caso, el defecto existente era mínimo y plenamente visible. Mientras que con relación a las lesiones, impugna la cuantificación realizada por entender que no existe prueba del tiempo de curación de las lesiones producidas por la caída.

Señala la juez que no hay una prueba directa de la caída en la vía pública, sino que la misma se desprende del parte de urgencias del mismo día 10 de diciembre de 2019. Recoge también que, en cuanto al defecto en la vía pública “no es posible determinar la aptitud del defecto para ser el causante de la caída a los efectos de la responsabilidad patrimonial del titular de la vía".