San Pedro de Ceque lleva unos años apostando por la mejora y conservación de su gran patrimonio natural. Unas mil hectáreas de monte público en los que el recorrido por sus parajes permite caminar rodeados de robles, acompañados en todo momento por encinas milenarias, fresnos centenarios y disfrutar, dependiendo de la época del año, de multitud de especies de hongos en más de 800 hectáreas acotadas. Precisamente esta riqueza micológica ha llevado al Ayuntamiento a seguir apostando una edición más por la creación de rutas que permitan crear un atractivo para los visitantes que de algún modo pueda repercutir en la actividad económica en el pueblo.

Los alumnos del programa de formación y empleo, sobre uno de los puentes creados en la ruta micológica. | E. P.

La Ruta Micológica es la quinta que realiza el Ayuntamiento gracias a un programa mixto de formación y empleo subvencionado por la Junta de Castilla y León en el que ocho personas aprenden actividades auxiliares en conservación y mejora de montes.

Catorce columpios se pueden disfrutar por las rutas de San Pedro. | E. P.

Las otras cuatro rutas son: “Las Majadas” Árboles milenarios; “Las Fuentes”; “El Real Alto”; y “Fresnos Centenarios”. San Pedro de Ceque, explica el alcalde, Jesús Fuentes, con estas rutas de senderismo y cicloturismo “pretendemos resaltar la riqueza paisajística de nuestros montes, destacando ejemplares de árboles milenarios y centenarios que se encuentran en las zonas del Pernacio, El Real y Las Majadas, por las que discurren nuestras rutas turísticas”.

Fuentes asegura que se siente orgulloso de ser el alcalde de uno de los montes de Castilla y León más importantes. “Llevamos cinco años potenciando nuestro patrimonio natural y trabajando para ponerlo en valor. Es un gran trabajo y requiere todos los años de mantenimiento. Estamos hablando de que son mil hectáreas”, asegura el primer edil, quien reconoce que la puesta en marcha de las rutas y las mejoras que se han realizado para poder recorrerlas caminando o en bici han permitido la visita constante de senderistas, amigos o familiares que acuden al pueblo a disfrutar de la naturaleza.

“Esto es una romería los fines de semana y los días de diario. Se ven parejas y grupos, unos andando y otros que van con el coche hasta el monte. Desde el pueblo al monte habrá unos dos kilómetros y hay gente que los hace en coche”. Asegura el alcalde que en San Pedro tienen el monte “como oro en paño” y recuerda que hace tiempo “la gente podaba los árboles porque se les daba la leña, pero ahora la leña ya no la quieren y el monte se ha quedado sin podar ni preparar. Y muchos árboles van desapareciendo”. Y lamenta que “el monte siempre ha estado ahí y no le dábamos importancia, bueno yo sí, que vivo en el monte, por el monte y para el monte, pero con estas rutas la gente ha ido cogiendo gusto por él y además, ahora está todo limpio y se puede disfrutar del recorrido”.

Elaboración de ruta micológica, rescate de fresnos centenarios y desbroces preventivos y selectivos contra incendios, es el nombre del programa de formación y empleo que se está llevando a cabo este año en San Pedro. “Como el año pasado hubo estado de alarma, esta edición estamos rematando la ruta micológica del año pasado, señalizarla, desbrozarla y dejarla toda pintada. También hemos realizado no solo mantenimiento, sino también mejoras en las cuatro rutas de ediciones pasadas, limpiando, desbrozando, poniendo nuevas marras. En una zona del río que vimos que este año bajaba mucha agua hemos hecho un puente”, explica Ramón, uno de los técnicos encargados de realizar el programa.

Las rutas están diseñadas por el programa y parten todas del pueblo. “Por el monte hay tramos de caminos que ya existían y algún sendero que se ha realizado por distintas zonas”, explica Ramón. En el pueblo hay un panel informativo con las cuatro rutas anteriores y este año se ha realizado otro panel más con la nueva ruta micológica en el que se recoge la distancia, dificultad y desnivel, así como las especies que se van a ver tanto de fauna como árboles. A lo largo del recorrido, además, hay indicaciones del itinerario a seguir.

Otras actuaciones se han centrado en la instalación de diferentes mesas con bancos tipo merendero, y han colgado catorce columpios en distintos árboles para darle un toque diferente al recorrido.