Carlos Adeva, pintor toresano, ha sido el encargado de realizar el mural contra la violencia de género de Santa Cristina. Prepara ya su próximo trabajo en Zamora.

–“No más silencios” se puede leer en el mural que ha realizado. ¿Qué quiere expresar con ello?

–He cogido este lema porque creo que ya de por sí explica mucho. N podemos estar callados frente a la violencia de género y las personas que lo necesiten no pueden seguir callados.

–Explíquenos la obra que ha plasmado en este mural.

–Se observa una mujer en actitud de miedo pero pide a su vez que pare ya. Una de las manos tapa su boca y otra simbolizando que pare ya. También hay un fondo de flores, para simbolizar la esperanza, que algún día pueda lucir el jardín siempre vivo y con colores. También el triángulo está simbolizando a la mujer, aunque es un símbolo que utilizo habitualmente.

–¿Cuántos días ha dedicado a este mural?

–Siete días intensos, de diez u once horas. Son unos sesenta metros cuadrados.

–¿Qué significado tiene para usted plasmar su arte en un lugar tan visible y de amplias proporciones?

–Para mí lo que es satisfactorio es poder pintar y trabajar y dedicarme a lo que me dedico. Es mi medio de vida. Cuando vienes a un pueblo que hace un poco el sacrificio para intentar tener un mural en sus calles, para que sus vecinos se sientan contentos, que puedan presumir de algo más, es la mayor de las satisfacciones. Estoy muy contento de que me haya llamado este Ayuntamiento. Es una zona muy bonita, que me ha gustado mucho y me he sentido como en casa.

–En estos tiempos tan difíciles ¿cómo lo está viviendo como artista?

–Al principio muy mal. Se cayeron muchos proyectos de muchos ayuntamientos y luego pues desde el año pasado, que empecé a pintar en Zamora, fue el revulsivo. Pero vivir del arte normalmente es complicado. Por hobbie, por hacer otra cosa vale, pero vivir de esto es muy complicado. Yo llevo más de treinta años ya pintando.

–¿Tiene algún proyecto más a la vista?

–La próxima semana voy a estar en Zamora treinta días haciendo un mural bastante grande y complicado. A por otro. Otro tema diferente.

–¿Es fácil cambiar de temática?

–Es un poco loco. Este año hemos hecho muchos temas diferentes y yo necesito un par de días de desconexión. Necesito mentalizarme y concentrarme en el siguiente proyecto. Todas las paredes no son iguales y los diseños tampoco. Yo casi tardo más tiempo en el diseño que en hacer el trabajo.

–¿Cuál cree que es su sello personal?

–Busco que sean muy estéticos, muy equilibrados.