Para Ana María Bermejo, la vecina de Bretocino de Valverde que cuenta ya con 105 años recién cumplidos, la jornada de ayer fue “un día más”. La repercusión que hayan podido tener sus intervenciones a través de la cuenta de Instagram que ha decidido abrir su nieta pequeña, Anabel para contar anécdotas que le ocurren a Ana María le son prácticamente ajenas. “Ella es muy tranquila”, explicó la nieta.

Asegura su nieta Anabel, que lo de las nuevas tecnologías “no las acaba de entender, se lo intentamos explicar pero es algo para ella difícil de poder entender”, pero sí sabe que gracias a ellas ha podido comunicarse en este tiempo de pandemia con la familia que desde hace tiempo no puede visitarla en este pueblo de la comarca de Benavente y Los Valles porque las restricciones impuestas por el estado de alarma lo han impedido.

Lo cierto, es que a pesar de que no sabe lo que es el móvil, ni internet, ni mucho menos lo que es una red social, sí colabora con su nieta a la hora de grabar vídeos y hacerse fotografías.

Lo de las fotos no lo lleva muy bien, aunque poco a poco ha ido permitiendo a Anabel que la retrate durante distintos momentos de su día a día. “Es muy exigente con las fotos, y si no se encuentra guapa no duda en decirlo, mi abuela no tiene filtros”, sonríe la nieta que no deja de mostrar su admiración por su abuela.

Y es que dice que se ve “vieja” en las fotos. La familia le explicó ayer todas las felicitaciones que habían recibido a través de las redes sociales y reportajes como el publicado en La Opinión de Zamora y le gustaba saberlo. “¿De Benavente y de Zamora?”, preguntaba. “Pues diles que muchas gracias”.

Sin entender muy bien por qué el interés de la gente por felicitarla, no dudó en colaborar con su nieta, una vez más, para elaborar un nuevo vídeo, que le llevó varias tomas falsas, aunque no dejó de perder la sonrisa para ello. “Muchas gracias a todos los que me han felicitado”, era el mensaje que decidió finalmente también transmitir a través de su cuenta de Instagram, ataviada con su bata azul.

No dejaron de llegar las sorpresas. Le gustó también verse en la edición de papel de este periódico y fue motivo de otro pequeño vídeo. Al parecer no le gustaron tanto las fotos y así lo refleja. “En esta todavía”, señala, “pero en esta otra parezco un hombre”, decía resignada.

La nieta también agradece todas las muestras de cariño hacia su abuela y asegura que es “complicado” encontrar cosas que contar todos los días en Instagram porque su vida es muy “similar” cada día. Da paseos por el pueblo o se acerca hasta el huerto, el resto del tiempo lo pasa al sol, explica.

La cuenta recién estrenada en esta red social de Instagram ha logrado superar los noventa seguidores en el día de ayer. Reconoce Anabel que habitualmente mostraba fotografías de su abuela y vídeos en su cuenta particular y le llegaban muchos mensajes de amigos y conocidos que se confesaban “fan de tu abuela”. Es por ello que optó la pasada semana por hacerle su propia cuenta @Fansclub_AnaMa_Bret. “Ahora cuelgo las fotografías y los vídeos ahí, aunque es complicado lograr vídeos cada día. No pasan cosas extraordinarias todos los días. Esta semana ha cumplido 105 años y eso sí que lo es, no es habitual, y tampoco todas las muestras de cariño que ha recibido por las redes sociales y distintas plataformas de internet”.

VÍDEO | La zamorana Ana María, 105 años: "Tenéis que vacunaros"