Nueve de la mañana. Sensación térmica de cinco grados bajo cero. Jornada de vuelta al cierre de centros deportivos e interior de hostelería. Un ambiente nada halagüeño para el disfrute al aire libre pero que no ha frenado a varios hosteleros a seguir intentándolo, con terrazas cubiertas y estufas que intentan paliar un poco las bajas temperaturas sin llegar a conseguirlo. “Parece que voy a esquiar”, decía una de las camareras de uno de estos establecimientos hosteleros que siguen apostando por trabajar adaptándose a las circunstancias. El 2001 es uno de estos establecimientos. Los clientes van llegando, con gorros y guantes. No falta la mascarilla, ni las medidas de higiene y desinfección, tampoco el distanciamiento que hace aún más frío el ambiente. Pero “se agradece un café” dice una de las clientas. Ella y otros habituales de este y otros bares que siguen al pie del cañón son complacientes con los trabajadores.

En el recorrido por distintos establecimientos la gente disfruta prácticamente en solitario del tentempié de la mañana. “Aquí seguimos, pelando frío, esto es inasumible”, comentaba otro hostelero.

Gimnasia de mantenimiento en plena calle en Benavente, a pesar de las heladas Eva Ponte

Asegura el sector que tiene un “gran cabreo”. Han invertido en medidas para cumplir las medidas pero siguen sin poder trabajar.

La jornada de ayer no estaba nada apacible para pasar el tiempo a pie de calle, pero algunas personas no han querido renunciar a su habitual actividad deportiva y no han dudado en sumarse a la iniciativa de salir a la calle a hacer deporte. En los paseos de la Mota desde las nueve y cuarto de la mañana era el punto de encuentro. Hasta allí fueron llegando las integrantes del primer grupo de actividad, monitorizada por Agustina, todo energía. “No hay quien pare quieta”, comentaban antes de comenzar a realizar los ejercicios de gimnasia de mantenimiento. Según esperaban a las compañeras no dejaban de dar saltitos para hacer desaparecer el frío.

El el 2001 los guantes de invierno no han faltado para hacer más llevadera la mañana al atender a los clientes en terraza. | E. P.

Con ropa deportiva pero ataviadas con gorros, guantes y bragas para cubrir la garganta fueron pasando el tiempo de ejercicio sin dejar de sorprender a los pocos paseantes que a esas horas se asomaron por la Mota. A pesar de moverse reconocían tras acabar la actividad el “insoportable” frío, según comentaban con otras participantes del segundo turno.

Las actividades que son de carácter gratuito mientras duren las restricciones de la Junta de Castilla y León tienen previsto desarrollarse todas las mañanas en la Mota.

Para los más mayores, otra cita, en la zona de la Rosaleda y un poco más tarde, con temperaturas algo más elevadas, a las 12:15 horas.

La Concejalía de Deportes ha dado la oportunidad a estos grupos a continuar la actividad así, de un modo seguro y cumpliendo con las medidas de restricción establecidas por la Junta. “Es importante que la gente no deje de hacer ejercicio y este es un modo más de fomentarlo”, explicó el concejal de Deportes, Fernando Marcos.

Las participantes acudieron a las clases de gimnasia al aire libre con gorros y guantes para hacer frente al frío. | E. P.

En esa apuesta por facilitar la práctica deportiva en la ciudad, cumpliendo con las restricciones de la Junta, de forma provisional y con el objetivo de dar servicio a aquellas personas interesadas en la práctica de tenis y pádel, el Ayuntamiento ampliará desde hoy el horario de apertura del Complejo de Tenis y Pádel Los Salados a las mañanas, 10:30 a 13:30 horas, de lunes a viernes. La reserva de la pista se puede hacer desde las 1010 del mismo día.