“Esto se veía venir”, esta era la frase más escuchada ayer en las conversaciones de los clientes de distintos establecimientos hosteleros de la ciudad, ante el anuncio del cierre de la hostelería. El cerrojazo de la administración autonómica a la hostelería por el avance descontrolado de la pandemia del coronavirus no ha sido bien recibido por el sector que teme que algunos de estos negocios no vuelvan a levantar la persiana, puesto que a duras penas pueden ya soportar los gastos y las pérdidas que no cesan.

“Esto ya es una catástrofe. Se toman las decisiones de un día para otro. Se piensan que se puede echar el cerrojazo y listo. Cuando un barril de cerveza se pincha se estropea si no se consume, por lo tanto son pérdidas. Eso va a la basura. La gente tiene mercancía preparada, comida preparada que como no tengas capacidad para tenerlo congelado va a ir a la basura también. Seguro que hay proveedores pendientes de pagar que en estos días con lo que se hiciera de caja se podía solventar. Las decisiones no se pueden tomar de un día para otra. No se dan cuenta de la responsabilidad que tiene este tipo de decisiones que toman. No dan tiempo a la gente a prepararse para el cierre”, explicó Alberto Pascual, representante de la Asociación de Hosteleros de Benavente, Ahosbe.

Lamenta también Ahosbe que no es la primera vez que se toman este tipo de decisiones de un día para otro. “Yo creo que ya podíamos ir aprendiendo de la experiencia que estamos cogiendo con este tipo de situaciones”, añade Pascual.

En Benavente algunos hosteleros que en el último cierre optaron por no abrir ahora sí lo van a hacer para ofrecer sus productos para llevar. “Hay repartidores que día a día vienen por aquí tomar un café, y más aún con este frío que hace y hemos decidido seguir ofreciendo ese café aunque se lo tengan que tomar en la furgoneta”, explicaban en una cafetería.

Otros ya bajaron la persiana el mismo lunes. “Si te das una vuelta por Benavente solo hay que verlo, algunos se han adelantado a la Junta y entre las restricciones y el frío han optado por cerrar”.

El sector está desanimado y hay una “sensación de cabreo, la gente lo está pasando muy mal”.

Hay críticas no solo a las decisiones de la Junta sino también a las decisiones del Gobierno que “la prestación por cese de actividad a los autónomos es una miseria. Es el 50% de la base mínima de la cotización. No nos respetan la base de cotización”.

LAS ACTIVIDADES DEPORTIVAS DE MAYORES SE TRASLADAN A ZONAS ABIERTAS

Nuevos cambios en la programación de las actividades deportivas en la ciudad. El Ayuntamiento de Benavente, a través de la Concejalía de Deportes explicaba ayer que atendiendo a las medidas adoptadas por la Junta de Castilla y León para frenar la pandemia, hoy y por un período de vigencia inicialmente establecido de catorce días, quedan suspendidas las escuelas municipales deportivas de ajedrez y gimnasia rítmica. Pero desde la Concejalía y con el fin de preservar la actividad deportiva en la ciudad y siempre atendiendo a las medidas higiénico-sanitarias pertinentes, en el caso de la escuela de fútbol sala se les da opción de hacer la actividad al aire libre.

También se suspende la actividad de gimnasia de mantenimiento programada en el frontón cubierto de La Rosaleda y en el pabellón de Fernando II y pasará a desarrollarse en la zona del templete de la Mota los lunes, martes, miércoles y jueves en horario de 9:15, 10:15 y 11:15 y los viernes a las 9:15 y 10:15 horas. Se suspende también la actividad de gerontogimnasia de La Rosaleda que pasará a desarrollarse de forma gratuita en las pistas exteriores del polideportivo de la Rosaleda los lunes, martes, miércoles, jueves y viernes de las 12:00 a 13:15.

Además, algunos gimnasios de la ciudad se plantean sacar algunas de las actividades a la calle para poder seguir activos.