El arte urbano emana ya de muros y paredes de las calles de Burganes de Valverde y pronto lo hará en Olmillos. Es una iniciativa promovida desde el Ayuntamiento de Burganes este año con el fin de dar vida al pueblo ya no solo en verano sino también en la época invernal. “Queremos que sea un motivo para venir a vernos al pueblo y promover un poco las visitas que de algún modo den más vida a las calles de la localidad”, explicó la alcaldesa del pueblo, Atilana Martínez. El Ayuntamiento ha ideado la creación de una Ruta de los Murales, ubicados en lugares significativos y con ilustraciones con una gran carga emocional para sus habitantes.

Dos visitantes observan el mural relacionado con el río. | E. P.

Para hacerlo ha elegido “al mejor” que no es otro que el artista, Antonio Feliz, Parsec, quien lleva ya más de una década decorando las fachadas de su pueblo natal, Castrogonzalo.

La iniciativa se puso en marcha en Burganes en el mes de noviembre. “He recopilado fotografías, documentación del pueblo, y también había recuperado documentación Atilana. Estuvimos charlando y seleccionando cosas que estuvieran en conexión con el pueblo”, explico Feliz.

Antonio Feliz, ayer en Burganes rematando uno de los murales. / E. P.

En la mañana de ayer remataba uno de los murales de Burganes, desafiando a las bajas temperaturas. Asegura que se ajusta a los espacios que le proporcionan y confiesa que le gusta especialmente hacer retratos e ilustrar animales. “La idea no es retratar a alguien en concreto del pueblo. Sino hemos reflejado la memoria, otros tiempos, la vida comunal, cuando se compartían las cosas, las tradiciones, las fiestas, el trabajo. Algunos lugares específicos como puede ser el río para ellos, los maíces o algunos animales que son habitantes del pueblo, como pueden ser las lechuzas, o un zorro. Quise hacer una especie de amalgama de elementos, fusionarlo y darle un toque personal”. Un “toque” que es importante. Asegura que “pintar no solo es reproducir algo que tengas en una fotografía. Es importante el toque personal, a veces puede ser el color, darle una vuelta de tuerca para que sea original, hay veces que se intenta hacer más conceptual sin que sea muy obvio o evidente”.

Uno de los murales dedicado a las quintas. | E. P.

Cuatro murales ya realizados en Burganes ocupan una fachada al lado de la iglesia en la que se ven escenas de dentro y fuera. “Fiestas, trabajo, naturaleza y casa”. Hay también un mural con un portón y un hombre asomado. Uno de los murales representa a las quintas del pueblo. “Dejé solo a las mujeres para resaltar los bordados de los mantones que utilizan. Y quité a los hombres, que suelen ser más importantes en estas fiestas”.

Este mural está a pie de carretaera. | E. P.

También se hace referencia al río, otro representa a un perro y está el mural de la chica del bosque de invierno. “Es una figura femenina. Hay tres lados y en cada uno se observa una chica que está sosteniendo una lechuza, una tradición ancestral como la mujer en el bosque, la chamana. En esta zona las mujeres han trabajado muchísimo y no lo sabemos”. El mural de grandes dimensiones que ayer estaba rematando hace referencia a la memoria y el olvido, “representa una mujer con el velo subido y tiene la foto de su marido con un traje militar. Aquí se intuye que no ha vuelto. Estas mujeres que se quedaron aquí por la guerra y la emigración. Es el recuerdo de las que se quedaron.

El Ayuntamiento completará esta Ruta de los Murales con la adecuación de un paseo en el que tiene previsto destinar un espacio para ubicar varios útiles antiguos a modo de museo al aire libre.