La benaventana Nuria Rodríguez Rodríguez asume el reto de la Delegación Juvenil de Girona en la Asociación Española de Directores de Hotel (AEDH). Graduada en Turismo con más de 10 años de experiencia en Dirección Administración de Empresa, seis idiomas y más de 20 cursos formativos en materia turística e innovación digital asume esta delegación para contribuir, según explica, a la recuperación del sector hotelero y restauración en este periodo de crisis por el que está pasando actualmente el país.

–A pesar de su juventud lleva ya varios años de experiencia en la administración de empresas.

–Empecé cuando tenía 24 años en el tema de la hotelería, turismo y demás, cuando terminé el graduado en Turismo. Pero tengo experiencia en varios ámbitos del sector turístico como hotelería, restauración y después me especialicé en administración y dirección de empresas.

–¿Qué cambios ha traído consigo la pandemia en su trayectoria profesional?

–Yo estaba trabajando en asistencia en dirección en Francia. He trabajado en varios países, me he movido por todo el mundo y debido a la crisis sanitaria en marzo me tuvieron que repatriar para hacer el confinamiento en España. Ha sido una situación complicada porque soy una persona proactiva que siempre me ha gustado crecer, aprender y desarrollar el tema de idiomas porque creo que el tema de la comunicación no puede suponen una barrera a nivel personal o profesional. Para mí ha sido complicado porque estoy acostumbrada a viajar, a moverme, a relacionarme a un nivel multicultural. En esta situación ha sido bastante duro.

–Con el confinamiento vuelves a Benavente pero ahora ya estás en un nuevo lugar de residencia.

–Volví a Benavente pero a finales de septiembre me trasladé a Girona. Llega un momento en que la zona de confort es muy bonita y cómoda pero no se consigue nada en esa zona de modo estático. En el mes de septiembre me planteé volver a salir y mirar otras opciones y a contribuir ayudando al sector. Llegó un momento que ahí no tienes oportunidades. El tema del confort es muy bonito, pero no hay incentivos. Decidí salir para intentar en la medida de las posibilidades ayudar.

–Una ayuda que está enfocada a los jóvenes.

–El tema de contribuir con la asociación como delegada juvenil es para hacer ver también a los jóvenes que hay que moverse, no permanecer en un único lugar, sino que hay que intentar entre todos, con valores y unidad, sobrellevar la situación lo mejor que podamos. Además se está realizando esta tarea porque se necesita un relevo generacional que garantice futuros profesionales de la dirección hotelera.

–En esta dirección se trabaja con el Proyecto AEDH 2030. ¿En qué consiste este proyecto?

–Es un proyecto bajo el título “Turismo somos todos” que tiene por objetivo incorporar nuevos jóvenes talentos como relevo generacional. También estamos desarrollando el Centro de Alto Rendimiento Turístico.

La recuperación del sector se prevé para la primavera de 2021, pero hay incertidumbre

–¿Qué retos personales se plantea como delegada juvenil de la AEDH en Girona?

—Con este proyecto pretendo hacer ver a los jóvenes que se pueden adquirir nuevas habilidades y destrezas. Y que la situación que estamos viviendo actualmente no es impedimento para avanzando. Se tiene que coger como un impulso para que ellos vean que son capaces de que sí se puede. Lo que se haga en el día de hoy repercutirá en un futuro.

–El sector hotelero es uno de los modelos de negocio que más está sufriendo el impacto del coronavirus.

–A todos los niveles, tanto a nivel nacional como internacional. Se está viviendo una situación muy delicada porque además estamos hablando ya de una segunda ola de COVID y la incertidumbre sigue.

–Quizás ¿el hotel clásico es el que peor lo está pasando?

–Claro, porque no tienen fondos, no les están dando provisión de ayudas para poder sobrevivir. Si ya es difícil para las grandes cadenas hoteleras para esas personas que tienen restaurantes, bares y hoteles, que son propios, la situación se agrava.

–¿Cómo afrontar la gestión en tiempos de pandemia?

–Actualmente hay muchos hoteles que se están renovando y reinventando para poder sobrevivir. Nos encontramos con hoteles que están realizando alquileres mensuales para profesionales. También están acondicionando los establecimientos a la “nueva normalidad”. El tipo de turista se prevé que va a ser doméstico y que va viajar a nivel nacional, en previsión para la campaña de Navidad. La recuperación total se prevé para la primavera del 2021. El turismo implica a muchos sectores.