El Centro de Transportes y Logística de Benavente (CTLB) proyecta la construcción de dos nuevas naves para carga, descarga y almacenamiento a corto plazo. El consejo de Administración, reunido a principios de semana, abordó esta iniciativa estimulada por la demanda.

La pandemia está causando estragos en prácticamente todos los sectores económicos, pero no el del transporte y la logística, que no ha dejado de operar en todo este tiempo, según explican fuente de la sociedad del Ayuntamiento benaventano, accionista mayoritario.

El Centro de Transportes y Logística de Benavente dispone hoy por hoy de tres naves de 10.000 metros cuadrados y de una cuarta de más de 6.000, unos 37.000 metros cuadrados cubiertos. La ocupación es prácticamente total salvo en parte de la cuarta nave, en obras actualmente por la sustitución del solado. La previsión, una vez que concluya la obra, es que sea ocupada de forma inmediata.

La demanda de espacio logístico ha llevado a la sociedad a constatar la necesidad de construir una nave genérica y una segunda “a riesgo” debido al interés de una sola empresa, cuyo nombre y actividad no ha trascendido.

De cualquier modo, el desarrollo de las dos infraestructuras, que es firme y solo dependería de algunas negociaciones, supondría que el suelo industrial disponible en la zona quedará completamente agotado.

El complejo del CTLB pasaría a ofrecer seis naves con aproximadamente 44.000 metros cuadrados, con una nave de 4.000 y otra de 3.000 metos construidos, que se suman al aparcamiento ocupado al cien por cien hace tiempo, además del edificio Centro de Negocios. El polígono “Puerta del Noroeste”, al otro lado de la autovía, dará continuidad a la oferta logística del nudo benaventano.