La dura jornada vivida hoy en el Centro de Salud Benavente Sur ha llevado a Ismael Aguado, enfermero, a hacer un llamamiento a la población para que sea consciente de la importancia de respetar las medidas higiénico-sanitarias. Aguado califica de “jornada negra” la vivida en Benavente donde desde el viernes en el Centro de Salud lleva detectados 21 positivos con antígenos (de 26 test rápidos realizados). Pero es que en la jornada de hoy llevan 12 positivos de 15 pruebas realizadas (hasta este descanso de las 6 de la tarde), según explica.

“La gente tiene que ser consciente de que está aquí el tortazo de la segunda ola. Está empezando gente mayor a ponerse mala e ingresar en Zamora. Venir al centro de salud no ha sido fácil hoy. Ha habido momentos con siete antígenos a la vez y esperando fuera. Empieza a ser preocupante”.

Lamenta Aguado que la situación del centro lleva a desatender otras “cosas importantes”. Como profesional explica que “es duro porque detectas el positivo y ves que es consecuencia de lo que se ha hecho atrás. Muchos vienen de casos exportados, que se han contagiado en León o que trabajan fuera y vienen el fin de semana y se juntan con gente de aquí. Cuando da el positivo ves que el trabajo previo de ponerse la mascarilla, no haber hecho este encuentro y demás se ha perdido”. 

Hace hincapié también en que "la gente empieza a ser reticente a decir los contactos y eso empieza a ser un problema. Entre lo que ocultan y que es tanto lo que hay que abarcar, que es inabarcable. Si la gente no se lo toma en serio va a ser inabarcable".

Y añade "respetar distancias, mascarilla, lavado de manos, no tocar se la cara, evitar lugares cerrados, ventilar y socializar lo mínimo. Nos jugamos el futuro y presente de todos, ancianos, jóvenes, negocios, sanidad, economía... Y la vida de cada uno".