UPA Zamora ha donado esta mañana a Cáritas Benavente 600 kilos de patatas para familias vulnerables.

Un acto solidario, pero también que quiere poner en evidencia un problema que sufre el sector agrícola con precios irrisorios en la patata de origen, en palabras de Aurelio González, secretario provincial y regional de Castilla y León.

El sindicato agrario ha adquirido las patatas a un agricultor de Morales del Rey.

En Cáritas han agradecido el gesto en un momento en el que aseguran se ha visto un repunte de familias necesitadas, en muchos casos con un perfil diferente al que era habitual antes de la pandemia. Clases medias que se han quedado sin trabajo o sin cobrar los ERTES a los que se han visto abocados. Personas de nacionalidad española que se suman a otros extranjeros como los venezolanos que, explican en Cáritas, “lo están pasando realmente mal”.