Grupo de Primaria en el patio grande del colegio Virgen de la Vega. | E. P.

Un nuevo curso lleno de incertidumbre. / E. P.

El director de San Vicente de Paúl acompaña a una escolar a su fila. | E. P.

Ha comenzado ya el nuevo curso escolar para los niños de Educación Infantil y Primaria en los seis colegios públicos de Benavente y los dos concertados. Es el inicio de curso de mayor incertidumbre por la actual situación de la pandemia del COVID-19 y las novedades que este año se han visto obligados a implementar los equipos directivos de los centros para garantizar mayor seguridad de niños y docentes en el curso recién estrenado.

En las últimas semanas se han intensificado los preparativos con la aplicación de medidas higiénicas y de seguridad, así como la elaboración de estrictos protocolos y planes de contingencia que ya están en marcha tras meses de preparación.

Faltaba ayer en los patios de los colegios de la ciudad la habitual algarabía de la vuelta al cole. Los padres expectantes a las medidas adoptadas por los centros para garantizar las medidas de seguridad. Mascarillas, geles para garantizar la desinfección de manos, señalización para mantener las distancias de seguridad entre alumnos a la entrada y salida de los colegios, y en algunos centros, como el Virgen de la Vega, con medida de temperatura incluido para todo aquel que accede a sus instalaciones.

Por delante sigue estando el reto principal, el de la Educación de los alumnos, pero este año con las miras puestas en garantizar la mayor seguridad de niños y docentes para evitar posibles contagios.

Cerca de 1.700 alumnos de Infantil y Primaria comienzan este año una nueva etapa educativa en la que aspectos relacionados con el COVID pasan a formar parte del contenido a abordar en distintas materias. Directores de distintos colegios han puesto en valor la colaboración en esta primera jornada y hacen un llamamiento a la “tranquilidad”. “Teníamos ganas, docentes y niños de retomar la actividad. Pedimos responsabilidad a los padres y nosotros lo haremos lo mejor que podamos”, explicó el director de San Vicente de Paúl. “La situación no es fácil pero hay que asumir este reto. Nosotros hemos apostado por desdoblar, incluso con recursos propios, las aulas para reducir el número de alumnos”, señaló el director del Virgen de la Vega.