El miércoles arranca el curso en los seis colegios de Educación Infantil y Primaria de Benavente y será el Ayuntamiento quien tendrá que asumir el sobrecoste de tres higienizaciones matinales en cada centro durante nueve meses, y también en el Centro Permanente de Adultos.

El 23 de julio la Junta de Castilla y León “anunció la medida a bombo y platillo”. El anuncio incluía la aportación de fondos a los ayuntamientos, pero apenas dos meses después, “ni el Ayuntamiento de Benavente ni ningún de esta provincia sabe ni cuánto va a recibir con exactitud, ni cuándo se va a recibir ese dinero que en teoría se ingresaría por cuatrimestres, ni qué ocurrirá con el coste del noveno mes, que hay que pensar que se prorrateará”.

Aunque en el Ayuntamiento de Benavente todo son preguntas “no contestadas por la Administración regional —“ni el director provincial nos ha sabido decir ni cuándo, ni cómo ni cuándo va a colaborar la Junta económicamente”, explican fuentes municipales— se ha trazado un plan que supondrá un aumento de unos 60.000 euros anuales del gasto corriente.

Estas labores de higienización, tres cada mañana y en cada uno de los seis colegios y en el CPA, las harán trabajadores contratados por el Ayuntamiento al efecto. Serán siete contratos en total durante nueve meses. Además, la empresa que anualmente presta el servicio de limpieza tendrá que reforzar y aumentar la higienización de los mismos centros por las tardes. La Junta de Gobierno Local acaba de aprobar el pliego de condiciones para sacar de nuevo el concurso a servicio teniendo en cuenta este aumento de trabajo, lo que también supondrá un aumento del precio del contrato previsiblemente.

De cualquier modo, el equipo de Gobierno de coalición ha decidido usar recursos propios y aumentar el capítulo uno, antes que acudir a implementar las exigencias de la Junta en el contrato de limpieza externo, lo que dispararía “aún más” el coste estimado.

El alcalde de Benavente, Luciano Huerga, y el concejal de Educación, Antonio Vega, se reúnen mañana con los directores de los seis colegios y del Centro Permanente de Adultos para detallarles los recursos humanos para higienización que tendrán que a su disposición en en cada colegio.

El mandato regional no ha dejado de causar “malestar” en la Casa Consistorial benaventana que, “como poco ya tendrá que adelantar los fondos” en la que consideran “otra maniobra publicitaria más” del Ejecutivo regional “que desde que comenzó la pandemia nos tiene acostumbrados a regulaciones en las que yo invito y tu pagas y los ayuntamientos se llevan la única y la peor parte”.

El enfado municipal se produce apenas dos días después de que todos los ayuntamientos de capitales de provincia, y los de Miranda, Toro y Benavente exigieran a la Junta la elaboración de un protocolo para actividades deportivas escolares ante la inexistencia de regulación en la materia pese a la amenaza de la COVID-19 y el inminente comienzo del curso académico escolar.

LUCIANO HUERGA: “NO HEMOS RECIBIDO NI UN SOLO EURO DESDE QUE COMENZó LA PANDEMIA”

“Desde que comenzó la crisis del coronavirus, la Junta de Castilla y León no ha aportado ni un solo euro a los ayuntamientos, ni al benaventano ni a ninguno. No solo no ha tenido ningún problema ni empacho en quedarse íntegramente las remesas de fondos del Estado, sino que además acaba de decidir que los escasos fondos ordinarios que antes entregaba a los consistorios para gasto corriente ahora los considera extraordinarios sin aumentar ni un solo céntimo y nos obliga a destinarlos a inversiones, no a capítulo uno, si no a inversiones obligando a modificar los presupuestos a estas alturas del ejercicio”.

El alcalde de Benavente, Luciano Huerga, afeó así ayer a la Junta la orden imperativa de asumir las higienizaciones. “La gente desconoce de quién son las competencias y las administraciones superiores, que lo saben, juegan con ellos, y cuentan con la presión que reciben los alcaldes y los concejales, que son los más cercanos a los ciudadanos. Los ayuntamientos terminan siendo la caja de pagar todas estas decisiones y luego tenemos encima la espada de Damocles de la regla de gasto y de la estabilidad presupuestaria”.

Huerga enfatizó la opinión de que la Junta “se ha convertido en una máquina de publicidad y propaganda a su mayor gloria. Sí tiene dinero para pagar publirreportajes a todo color en los medios asegurando que las escuelas son seguras, pero no tiene ni un solo euro para que los ayuntamientos puedan hacer frente a los sobrecostes derivados de sus decisiones, que aquí terminan pagando todos los benaventanos. Los ayuntamientos estamos siendo las ONGs y la cenicienta de la Junta en esta pandemia”.