Asistentes a la concentración en Camarzana frente al centro médico de la localidad. | C.G.R.

“Más personal sanitario para una sanidad digna en el medio rural. Un derecho y una necesidad”. Así rezaba la pancarta colocada en el centro de salud de Camarzana de Tera durante la concentración ciudadana celebrada el domingo.

La población de la comarca del Valle del Tera se echó a la calle en Camarzana de Tera para reclamar su derecho a asistencia médica presencial y continuada en los consultorios locales.

Casi 350 personas se dieron cita frente al centro de salud de la localidad para reclamar un aumento de la plantilla de personal sanitario y una mejora de los medios materiales para garantizar una atención sanitaria presencial y de calidad en las zonas rurales, ante el abandono de la Junta de Castilla y León.

La concentración ciudadana se realizó con el máximo respeto a las medidas de seguridad, guardando la distancia de seguridad en la medida de lo posible y con el uso obligado de las mascarillas.

El evento fue organizado e impulsado por la asociación cultural Camarzana Viva, “porque mucha gente había contactado con nosotros y nos había pedido que hiciéramos algo, así que nos pusimos manos a la obra”, declaró el organizador del evento.

La asociación Camarzana Viva definió el acto como “apolítico” porque “sabemos que la consejera se va a escudar en ello”, declaraba el organizador del evento.

El presidente de la asociación, Pascual Benéitez Furones, afirma que “es así como se consiguen las cosas, y no con los comentarios de bar”.

Según la organización de la concentración, no se trataba de una manifestación contra el personal sanitario, colectivo al que, afirman, siempre han defendido. “Tenemos buenos médicos, buen personal sanitario, pero hay que ayudarlos y dotarlos de más compañeros para que cumplan con su cometido y puedan luchar por los pacientes con todas sus fuerzas”, afirmaba el organizador, y remarcaba que además de un aumento del personal, es obligada la dotación de más y mejores recursos materiales para ayudar a los profesionales en el desarrollo de sus funciones.

La situación actual, marcada por la pandemia, ha agravado el problema de la escasa atención sanitaria que se ofrece en la zona del Valle del Tera lo que, según la organización, ha convertido esta concentración en “primordial” para la vida en las zonas rurales.

Durante la concentración, se reclamó, además de la atención presencial, la mejora de la atención telefónica. “No se puede pedir una cita por teléfono si llamas y no te lo cogen”, declaraba el organizador, y añadía que “hay que poner más líneas, más personal y más medios”.

Los organizadores del evento exigían responsabilidades a la Junta de Castilla y León y denunciaban que los consultorios locales se encuentran cerrados, aunque la Junta afirme que no es así. “En Camarzana atienden con cita previa, pero a veces no se cumple por falta de personal. Quedan en llamarte y pueden pasar horas o incluso días para recibir esa anhelada llamada”, afirmaba el organizador.

Asimismo, hizo un llamamiento a la empatía a la Junta y auguró que “vamos a luchar y pueden contar con todos y cada uno de nosotros”.

También exigió un paso al frente de la Administración Central de la Comunidad. “Dejen de ver los toros desde la barrera, bajen a la plaza, pisen la arena y verán todo distinto”, afirmaba.

El organizador también recordó a la gente mayor con dificultades de movilidad, que tiene derecho a una asistencia de calidad, pero que se ve obligada a desplazarse a otro pueblo para ser atendida, porque el consultorio de su localidad se encuentra cerrado.

“Ayúdennos a luchar contra la España vaciada y cuenten con nosotros, porque vamos a luchar por seguir viviendo en nuestros pueblos.

Durante la concentración se apeló también a la responsabilidad y a la colaboración de todos los ciudadanos para respetar al máximo las directrices sanitarias estipuladas para evitar riesgos y acabar con la pandemia.

También apeló a la colaboración de alcaldes, concejales y vecinos de todas las localidades para “ir todos a una“ y alcanzar así los objetivos que se persiguen, que “no son nada del otro mundo”.

Para Camarzana Viva, estas reclamaciones deben ser atenidas como muestra mínima de respeto y dignidad hacia todas las personas.

“Nos van a hacer irnos de los pueblos y eso va a ser una hecatombe”, afirmaba el organizador.

Pascual Benéitez Furones declaraba que “si con esto no se consiguiera nada, vamos a empezar a recoger firmas en los ayuntamientos y hacer una reunión de concejales y ayuntamientos para hacer mucha más fuerza”. “Aunque es complicado que nos hagan caso, vamos a intentar hacer algo fuerte”, añadió.