La Vía de la Plata es una de las vías predilectas para los peregrinos que deciden emprender la marcha hacia Santiago. La fe mueve montañas y, aunque la situación actual pone las cosas difíciles, los viajeros no cejan en su empeño de culminar el Camino en este año preXacobeo.

Este año son muchos los albergues en municipios de toda la Vía de la Plata que han decidido no abrir sus puertas, ante el riesgo palpable de nuevos rebrotes. Es el caso del albergue de Santa Marta de Tera, que todos los años recibía multitud de visitantes atraídos por la iglesia románica de la localidad.

Ante esta situación, son pequeños establecimientos privados los que dan cobijo a los viajeros, no solo peregrinos, sino toda clase de turistas que esta temporada estival optan por este tipo de turismo de interior alejado de masificaciones. No obstante, las cifras de viajeros se han reducido en gran medida.

Miguel Prieto, dueño del Albergue La Alameda, situado en Villanueva de las Peras, explica alguna de las causas, aparte del miedo post pandemia, que frenan a los viajeros. “En estos meses siempre hay poca gente porque en esta zona hace demasiado calor y apenas hay lugares con sombra”, comenta, y añade que “de treinta personas todos los días, ahora pasan una o dos”.

Según Miguel, esta zona del camino solían hacerla viajeros de varios puntos de Europa, sobre todo, franceses. Afirma que “yo tenía muchas reservas y me las han anulado, unos por miedo, otros porque no quieren cambiar de país...” y añade que “este año solo han pasado un par de italianos y el resto han sido españoles”.

Filiberto Hernández es el presidente de la Asociación Caminos Vía de l a Plata, que surgió en 2013 y ha tenido que recorrer un largo trayecto burocrático y administrativo para poder caminar como una asociación oficial. Según Filiberto, el objetivo principal de esta asociación es absorber todos los caminos que confluyen en la Vía de la Plata y potenciar la zona más despoblda de España.

Filiberto explica que la asociación surgió porque “en 2013, vimos que la Vía de la Plata estaba estancanda y nadie hacía nada por ella” y que las administraciones no ponían nada de su parte para remediarlo.

En la actualidad, la situación apenas ha cambiado. Tanto es así que UPL ha presentado en el Ayuntamiento de Villabrázaro una moción para exigir a la Junta que incluya en la promoción del Camino a los más de 100 kilométros de recorrido que discurren por la Región Leonesa, es decir, León, Zamora y Salamanca.

Respecto a la actualidad, lamenta que “la situacón es complicada, porque la poca gente que viene, viene con poco dinero”.

Según explica Filiberto, la pandemia echó por tierra unas previsiones que califica de “muy buenas” y ha provocado que desde el mes de noviembre los alojamientos apenas reciban ingresos. “Si los albergues municipales hubieran estado abiertos, nosotros habríamos tenido que cerrar”.

Uno de los pocos albergues municipales que quedan abiertos es el de Benavente. Según fuentes de la Oficina de Turismo de la localidad, “son pocos los peregrinos que están llegando, en parte por las altas temperaturas, y en parte porque hay muchos albergues que se encuentran cerrados, lo que obliga a hacer en una etapa lo que se suele hacer en dos”. “Desde Benavente hasta la Bañeza no hay ningún albergue abierto y son 39 kilómetros”, añaden.

Desde la Asociación Caminos Vía de la Plata, se muestran optimistas y “muy ilusionados” por el próximo año Xacobeo. Miguel también piensa en positivo y afirma que “cuando todo esto acabe no solo se recuperarán cifras anteriores, sino que aumentarán”.

No obstante, Filiberto Hernández afirma que lo que le preocupa son los años posteriores. “Todos nos volvemos locos con el Xacobeo, pero los complicados serán el 2022 o el 2023”.

Según la Oficina de Turismo de Benavente, las expectativas eran muy buenas antes de la pandemia, pero ahora la sensación es de incertidumbre.