El Ayuntamiento de Benavente trabaja ya en la implantación del proyecto City Sentinel, un observatorio digital que rastrea la presencia de material genético de coronavirus en las aguas residuales de los municipios y que Aquona, la empresa que gestiona el servicio municipal de agua, tiene previsto poner en marcha a mediados de agosto.

Benavente se convierte así en el primer municipio de menos de 20.000 habitantes en implantar este proyecto a nivel nacional. Y es el segundo en hacerlo en Castilla y León donde ya lo ha implantado Segovia. El proyecto plantea realizar un seguimiento del virus en las aguas para anticiparse a la aparición de posibles nuevos brotes en la población benaventana.

“El sistema en cuestión permitirá ofrecer información sobre presencia del virus y conocimiento exacto en la situación que nos encontramos de modo semanal; la detección del virus en las aguas permitirá anticiparse a los posibles rebrotes; el mecanismo nos permite visualizar y sectorizar la situación en las redes por zonas. En concreto hay tres zonas principales pero en caso de que se detecte virus en alguno de los análisis el área se sectorizará aún más”, explicó el alcalde, Luciano Huerga.

Benavente puede poner en marcha este proyecto puesto que la red de aguas está digitalizada y esta íntegramente gestionada por Aquona.

El proyecto COVID-19 City Sentinel consiste en sectorizar el alcantarillado del municipio en zonas de influencia que ayuden a trazar el origen del SARS-CoV-2 cuando este sea detectado. Esta idea promovida por Suez en España, grupo de empresas al que Aquona pertenece, cuenta con la colaboración de un grupo de expertos, encabezados por el doctor Albert Bosch, especialista en virologÍa acuática adscrito a la Universidad de Barcelona. A su vez, los laboratorios Labaqua, también perteneciente a Suez en España y especializados en implantación de técnicas de PCR para matrices ambientales, son capaces de entregar resultados fiables en menos de 48 horas usando marcadores genéticos de SARS-CoV-2 en aguas residuales, en las que el virus puede ser detectado y cuantificado.

Una vez que las muestras han sido recogidas y analizadas en el laboratorio, los resultados se transfieren de manera automática a una plataforma digital. El objetivo es poner a disposición del Ayuntamiento de Benavente una herramienta de detección de SARS- CoV-2 en aguas residuales para facilitar la toma de decisiones, aunando el conocimiento de la empresa en cuanto a operación avanzada en redes y en técnicas rápidas de detección de patógenos, con los datos y experiencia de años en vigilancia epidemiológica. De esta manera, el consistorio tendrá toda la información para valorar los posibles brotes o focos de la epidemia, evaluar las necesidades de dispositivos de atención ciudadana y realizar un seguimiento más cercano a la población de riesgo.

Este proyecto coloca a Benavente a la vanguardia de ciudades comprometidas con la salud pública que están adoptando estrategias basadas en soluciones innovadoras gracias a la colaboración de Aquona.