El Ayuntamiento de Benavente trabaja ya en la implantación del proyecto City Sentinel, un mecanismo que rastrea la presencia de material genético de coronavirus en las aguas residuales de los municipios y que Aquona, la empresa que gestiona el servicio municipal de agua, tiene previsto poner en marcha a mediados de agosto.

Benavente se convierte así en el primer municipio de menos de 20.000 habitantes en implantar este proyecto a nivel nacional. Y es el segundo en hacerlo en Castilla y León donde ya lo ha implantado Segovia. El proyecto plantea realizar un seguimiento del virus en las aguas para anticiparse a la aparición de posibles nuevos brotes en la población benaventana.

“El sistema en cuestión permitirá ofrecer información sobre presencia del virus y conocimiento exacto en la situación que nos encontramos de modo semanal; la detección del virus en las aguas permitirá anticiparse a los posibles rebrotes; el mecanismo nos permite visualizar y sectorizar la situación en las redes por zonas. En concreto hay tres zonas principales pero en caso de que se detecte virus en alguno de los análisis el área se sectorizará aún más”, explicó el alcalde, Luciano Huerga.

Benavente puede poner en marcha este proyecto puesto que la red de aguas está digitalizada y esta íntegramente gestionada por Aquona.