28 de mayo de 2020
28.05.2020
La Opinión de Zamora

Niegan la atención en la peluquería a dos trabajadoras de la residencia Los Valles de Benavente

"¿Sigues trabajando en la Mixta? Pues lo siento pero no puedo arriesgarme a un contagio", respondió a una de las empleadas para denegar la cita

27.05.2020 | 23:29
La residencia mixta Los Valles de Benavente durante la primera semana de la pandemia.

La desescalada tras dos meses de confinamiento está abriendo paso poco a poco a la normalidad, pero no de la misma forma que antes de la irrupción de la COVID-19. El miedo al contagio y la desconfianza hacia personas que han estado en contacto con la enfermedad siguen latentes, pese a las medidas de alivio del confinamiento adoptadas a nivel nacional primero, y la entrada en vigor de las fases de desescalada después.

Dentro del bloque de medidas de alivio el Gobierno contempló la apertura de peluquerías y barberías estableciendo las normas de seguridad y protección ante el coronavirus que debían seguirse. En esa semana muchas mujeres comenzaron a preguntar en sus peluquerías habituales cuando podrían pedir cita. Fue también el caso de dos trabajadoras de la residencia mixta Los Valles de Benavente, aunque la respuesta que obtuvieron en los establecimientos a los que acudían habitualmente terminó siendo negativa.

Especialmente fue el caso de una de estas trabajadoras que a través de la aplicación de mensajería preguntó a su peluquera cuando abriría el negocio y podría atenderla. Se sucedieron varios contactos en los que la propietaria del establecimiento explicaba que tenía lista de espera y que tan pronto como tuviera sitio atendería la reserva. Finalmente emplazó a su cliente a acudir el viernes 8 de mayo. La cita duró poco tiempo, porque poco después y a través de la misma aplicación, la peluquera preguntó abiertamente a su clienta si seguía trabajando en la residencia mixta. "Sabes que sí", respondió esta. "Pues entonces es mejor que no vengas. No puedo arriesgarme a un contagio siendo la residencia un foco grande de infección", aclaró la propietaria admitiendo que entendía que la anulación pudiera sentarle mal. La trabajadora de la mixta le explicó que se encontraba sana y no estaba contagiada, que se había realizado un test serológico como el resto de la plantilla de la residencia. La explicación tampoco le valió a la peluquera. "Esos test no son fiables al cien por cien" replicó, alegando que solo las pruebas PCR lo eran. La peluquera apeló al derecho de admisión para defender la anulación de la reserva.

El segundo caso tiene que ver también con una trabajadora de servicios del centro residencial de la Junta, aunque no han trascendido más detalles que la mera confirmación del hecho. Tampoco ha trascendido si fue la misma peluquería u otra la que denegó la atención a esta segunda empleada.

Ambas discriminaciones han sido un asunto de enfado entre la plantilla de la mixta y ha llegado a trascender ligeramente en las redes sociales.

Finalmente, al menos de una de estas dos trabajadoras ha sido atendida con normalidad en otro establecimiento, pero la posibilidad de que estas situaciones discriminatorias se reproduzcan, siguen ahí, como el propio virus que las ha provocado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.