Continúan las reivindicaciones de los funcionarios para la vuelta a las 35 horas, después de que la Ley de recortes del año 2012 obligara a cumplir una jornada semanal de 37 horas y media. Ayer comparecían ante los trabajadores y medios de comunicación los representantes de los sindicatos mayoritarios, firmantes del acuerdo con la Junta de Castilla y León, CCOO, UGT y CSIF en una sala del Hospital Comarcal de Benavente para volver a exigir a la Administración regional que cumpla lo que está firmado.

En un comunicado expresaron que "son incapaces de ver el lado positivo que va a suponer la vuelta a las 35 horas como la creación de puestos de empleo, asentamiento de población, verdadera conciliación de la vida personal y laboral, que es necesaria, y sin lugar a duda la mejora de los servicios públicos, de lo que se van a beneficiar los ciudadanos". Los sindicatos insistieron que "la base de cualquier negociación es el cumplimiento de lo que se firma. Resulta incomprensible que un gobierno que está comenzando haga incumplimiento de un acuerdo que firmó y que su socio de Gobierno llevaba en la cartera".

Recordaron los sindicatos que "tienen más de 85.000 trabajadores en la Sanidad pública y les transmitimos el agotamiento y la falta de credibilidad", explicó Manoli Marqués, de CCOO.

"El mayor problema es la falta de credibilidad de este Gobierno autonómico. Cómo nos vamos a sentar a negociar nada con ellos cuando un acuerdo firmado, publicado y registrado no lo cumplen", señaló Jerónimo Cantuche, de UGT. Los sindicatos confían en que el Gobierno regional dé marcha atrás porque "no tiene justificación ninguna para decir que no tienen dinero para ello. Esperamos que el día 21, que hay una reunión, digan que se va a implantar la jornada de 35 horas desde el 1 de enero y que se compensen estos meses", añadió.

"Nosotros hemos cumplido. La medida de las 35 horas la hemos obtenido tras cumplir unos objetivos de déficit y regla de gasto. No podemos permitir que nos tomen más el pelo", señaló Ángel Chapa, de CSI-CSIF. Pidió el apoyo a los trabajadores en la movilización de hoy ante la Consejería y en la huelga general del 6 de noviembre.