El alcalde de Benavente, Luciano Huerga, lamentó ayer que Benavente haya quedado fuera de la negociación del Acuerdo Marco entre la Junta y diputaciones y ayuntamientos de más de 20.000 habitantes. Huerga, que hace un mes pidió una reunión con la consejera Familias e Igualdad de Oportunidades, la zamorana Isabel Blanco, para tratar de la situación especial de la ciudad en la prestación de estos servicios como Área Funcional Estable Urbana, pidió en la reciente conferencia de alcaldes que se tuviera en cuenta un estatus jurídico ajustado a esta singularidad.

La reunión sobre el Acuerdo Marco de Servicios Sociales, que reparte 448 millones de euros para servicios sociales a ayuntamientos con competencias y diputaciones, tuvo lugar ayer. "Lamento la falta de sensibilidad de la consejera que, siendo zamorana y sabiendo las peculiaridades de Benavente, ni siquiera ha contestado a nuestra petición de reunión de hace un mes. Pedimos participar en esa reunión, pero podría haberse hablado de un acuerdo bilateral. Lo que está claro es que la consejera no ha querido escucharnos y saber que Benavente gasta medio millón al año en prestaciones de este tipo. A la Junta es lo que le gusta, que se presten servicios pero que los paguen otros y a ellos les salgan gratis", dijo.