Los bomberos de Benavente rescataron el lunes a un anciano de 92 años de edad que se había caído en una habitación de su casa, en la calle San Antón, y no podía levantarse.

Una hija residente en Segovia telefoneó varias veces al número de móvil de su padre, y al ver que no lo cogía y que tampoco estaba acudiendo al Hogar del Jubilado como solía hacer habitualmente, alertó al 112 sobre la posibilidad de que hubiera podido sufrir algún percance.

Agentes de la Policía Local se personaron en el domicilio del anciano poco antes de las diez de la noche y marcaron el número de teléfono móvil, que sonaba dentro del domicilio. Así las cosas, la Policía dio parte al Servicio de Emergencias Sanitarias y a los bomberos de Benavente para que accedieran al domicilio.

Los bomberos forzaron la puerta y encontraron al hombre en una habitación de la casa, semi vestido y caído en el suelo. Según relato a los agentes, a los sanitarios y a los bomberos se había caído al suelo durante la noche y no había sido capaz de levantarse. Había permanecido en esa postura durante toda la jornada y no había sido capaz tampoco de acercarse hasta el teléfono.

Los sanitarios lo atendieron in situ y posteriormente le trasladaron al Hospital de Benavente, donde quedó ingresado. La Policía y el 112 informaron de lo ocurrido a su hija.

Por otra parte, un trabajador de 22 años de edad y vecino de la ciudad, resultó herido a consecuencia de un accidente laboral en un taller del municipio. El trabajador, que fue trasladado al complejo hospitalario Virgen de la Concha, sufrió una fractura de pie después de que le cayera encima una rueda. El incidente se produjo poco antes de las diez de la mañana.