02 de noviembre de 2018
02.11.2018

La juez confirma la sanción de 12.000 por ruidos impuesta al Centro de Hemodiálisis

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo rechaza la indefensión y constata que las inmisiones eran producidas por un generador de gasoil

01.11.2018 | 23:53
Centro de Hemodiálisis gestionado por Äverdicum en el bajo de la derecha.

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Zamora ha desestimado el recurso planteado por la mercantil Avericum, concesionaria del Centro de Hemodiálisis, contra el Ayuntamiento de Benavente que sancionó a la empresa con 12.001 euros por realizar inmisiones de sonido en las viviendas del mismo edificio (1º D y 1º C) en la calle Sanabria que superan los límites permitidos, incurriendo en una infracción muy grave de la Ley del Ruido.

La empresa recurrió el decreto que imponía la sanción por entender que es nula de pleno y solicitando la eliminación de la sanción. Avericum que no se acreditó conducta infractora alguna porque se había realizado todas las obras de adecuación de local para que no se produjeran inmisiones a los vecinos y porque la maquinaria causante de la infracción es un generador de emergencia que sólo se enciende media hora semanal para comprobar que funciona.

Sostuvo también que no fueron avisados de que se iba a producir la medición a pesar de que fue la empresa la que lo solicitó, y argumenta que el acta levantada no cumple con los requisitos que exige la ley del Ruido porque no estuvo presente un representante de la entidad ni consta firma alguna en ella ni se les permitió realizar alegaciones en dicho acta, lo que les ha generado indefensión. Además sostuvo que la medición no cumple con los requisitos que se fijan en la Ley del Ruido y la existencia de un error en la calificación que debería ser considerada como grave y no como muy grave.

La magistrada del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 desestimó todos los argumentos de Avericum. La resolución constata que la medición fue realizada en cumplimiento del expediente de restauración de la legalidad por parte de la empresa y a petición de esta, por una técnico municipal y un agente de la Policía. Durante la prueba estuvo presente una trabajadora de la empresa que, según consta en el expediente, les acompañó en todo momento y no planteó alegación alguna. Por otra parte las pruebas fueron realizadas con tecnología homologada y con los certificados de control vigentes y la empresa no ha demostrado que estas mediciones fueran incorrectas. En la sentencia la magistrada cita jurisprudencia del Tribunal Supremo en relación al hecho de que no hubiera un representante legal de la empresa para dejar claro que este no es un motivo de nulidad, y concluye que no hubo indefensión.

Tampoco aprecia errores en la calificación de la infracción y concluye precisando que efectivamente el causante de los ruidos es un generador de gasoil disponible para situaciones de urgencia y cuando se corta la energía eléctrica. "Y es la propia trabajadora la que señala en el acta que funciona todas las semanas una media hora según reconoce la recurrente para comprobar que funciona. Y este generador es el que no cumple con los límites de ruido fijados en la Ley del Ruido en ninguna de las viviendas.

Avericum tendrá que asumir las costas con un límite. La resolución judicial, la tercera que se dicta a favor del Ayuntamiento, no es recurrible y por lo tanto firme.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.