20 de octubre de 2016
20.10.2016

Para gustos, las tapas

Los hosteleros esperan más demanda el próximo fin de semana para salvar la baja participación a diario en la mayoría de los establecimientos

21.10.2016 | 00:45
Las "bombas" del Manhattan, un homenaje a la pastelería de Tomás Campo.

Para gustos se hizo la Feria de la Tapa. Es una apuesta por los productos de la zona, tratados en la cocina de distintos modos, que van desde los más tradicionales a creaciones más innovadoras. Hace ya una semana que comenzó la nueva edición, la novena ya, con la ilusión por parte de los hosteleros participantes de ofrecer el buen hacer de su cocina; y con la expectación de los clientes, de descubrir nuevos sabores o disfrutar con otros ya habituales.

Vuelven a participar bares y restaurantes de diferentes partes de la ciudad, hay quienes repiten y otros que se reenganchan a la iniciativa, aunque son también destacadas las ausencias de establecimientos que durante años han apostado por esta feria y, además, han logrado llevarse premios por sus tapas. Las ausencias tienen diferentes justificaciones: un establecimiento ha cerrado, por lo tanto, es lógico que no esté; pero otros consideran que "no es rentable", ya que aunque no participen en la feria siguen teniendo afluencia de gente aprovechando el evento; hay quien simplemente no tienen "ganas"; y los hay en desacuerdo con la subida del precio de la tapa que ha pasado de 1,20 (precio que se subió en el año 2012 pasando de un euro a 1,20) a 1,30 euros.

Lo cierto es que la mayoría de los participantes, doce de los veintidós (aunque son una veintena los que concursan), están en la zona centro, en Benavente. Y a pesar de que son menos que en otras ediciones, los días de diario siguen siendo "flojos", según apuntan, y se ve una más notable afluencia en viernes y fin de semana aunque la demanda no supera en la mayoría de los casos a lo del año pasado. La empanadilla del Blues, el arroz a la mantequilla del Colmado, la pechuga de pollo de la Taberna don Pablo, las alubias del Ruedo o el tataki de atún rojo del Capuchino son sólo algunas de las opciones.

Además del centro hay otros hosteleros que han apostado por esta feria en los barrios como el Manhattan, en Maragatos, que hace un homenaje a la desaparecida pastelería de Tomás Campos y sus valoradas "bombas" con su tapa "Añoranza, T.C"; o el Pinar, que en el barrio del mismo nombre, ofrece en una copa su tapa a base de guisantes, nata, yema de huevo, boletus y jamón ibérico. En la avenida El Ferial este año sólo un participante, Pan para Dos, que ha optado por su tapa de bacalao, tomate, cebolla, pimiento de Los Valles y morro de ternera. Hay también un establecimiento de la comarca que resiste en esta edición, el de Puente Mózar.

Los sabores y texturas los hay para todos los gustos, diferentes elaboraciones y presentaciones, una amplia oferta para diez días en los que el cliente podrá valorar cuál es la que más le gusta y optar además a diferentes sorteos de regalos. La espuma de patata, tostas, hojaldre relleno con jamón, productos del mar y de la tierra en un bocado, crema de calabaza, o atún rojo con setas no se han querido perder esta cita.

Los hosteleros esperan un repunte desde el viernes al domingo, jornada en que se cierra la edición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine