El Grupo Municipal de Izquierda Unida calificó ayer de «burla» a los benaventanos la contratación de la Constructora GOA S. L. para realizar servicios de consultoría y asistencia técnica en materia de obras y urbanismo para la Concejalía de Fomento. La firma adjudicataria lleva años prestando el mismo servicio al Ayuntamiento y en esta contratación presentó su oferta junto a otras dos empresas, una de las cuales quedó fuera por una omisión documental.

El portavoz de Izquierda Unida, Manuel Burón, afirmó ayer en una comparecencia informativa que la contratación de GOA es «una tomadura de pelo a los benaventanos pues tratándose de un contrato menor no deja de ser una forma de prorrogarlo ya que el órgano contratante sigue siendo el Ayuntamiento de Benavente».

Burón recuerda que la edil de Urbanismo aseguró en 2011 que prescindiría de este servicio, mientras que hace un año que se completó el organigrama de técnicos en el área de Urbanismo compuesto por una arquitecta, un arquitecto técnico-aparejador y una ingeniera. «Si con tal premisa se decía entonces que ya no serían necesarias las funciones y servicios de consultoría ahora no se entiende que si lo sean», adujo el portavoz de IU.

Por otra parte, el informe de la secretaria municipal arroja sombras sobre la necesidad de la contratación al señalar literalmente que «no se acredita con precisión unos hechos que justifiquen la necesidad del contrato, si bien está dirigido a satisfacer fines institucionales», y a renglón seguido realice la siguiente observación: « El Ayuntamiento en estos casos de necesidades permanentes que existen año tras año, debe de valorar la conveniencia de su ampliación para realizar las prestaciones que pretende contratar y de incluir estos trabajos en un puesto de la plantilla del personal del Ayuntamiento».

Burón criticó también abiertamente al equipo de Gobierno por «tener dinero para lo que quiere» y puso como ejemplo que el comité de empresa y la Concejalía de Personal sigan sin llegar a un acuerdo en el convenio colectivo por una diferencia económica cuantificada en poco más de 20.000 euros, cuando el contrato suscrito a GOA S. L., costará al año 24.200 euros impuestos incluidos.

Izquierda Unida llama la atención sobre el hecho de que este contrato «no incluye la redacción de proyectos y direcciones de obras municipales y serán contratados como contratos de servicios independientes según los honorarios ofertados por el contratista y previo encargo y contratación por parte del Ayuntamiento» y tras señalar que GOA es la empresa que ostenta la dirección de obra en la segunda fase de los Cuestos se pregunta si es que en GEOCISA no hay un director de obra.

Por último, IU considera cuanto menos «sospechoso» que entre los cometidos asignados a la asistencia técnica figuren el seguimiento y control de las obras de urbanización de los promotores privados y en alumbrado público, lo que a su juicio contradice el Plan de Eficiencia Energética de la Concejalía de Urbanismo.