La Universidad de Educación a Distancia (UNED) mantendrá la oferta educativa en el curso académico 2013-2014 pese a los recortes económicos y confía en lograr mejorar la cifra de 250 alumnos de este año y rozar, si no alcanzar, los 300 matriculados.

El director de la UNED en Zamora, Andrés Blanco, manifestó el compromiso de la Universidad de Educación a Distancia con Benavente, una de las sedes con mejores resultados académicos y de consolidación de la formación universitaria a distancia y donde se ha registrado la mejor nota media de un alumno en el curso de acceso, un 9,30 sobre 10.

Blanco, que compareció con el coordinador en Benavente, Antonio Rodríguez, para hacer balance del curso y valorar el venidero, llamó la atención sobre el hecho de que el número de alumnos ha aumentado con la crisis y paradójicamente, cuando más se necesita, están disminuyendo los recursos y se están produciendo recortes. «Hay que aguantar», proclamó agradeciendo el apoyo del Ayuntamiento y de la Diputación, soportes económicos fundamentales, según reconoció Blanco, de la sede benaventana.

El aula de la UNED en Benavente tiene un coste anual de unos 60.000 euros. El Ayuntamiento colabora con una ayuda directa y a la vez asume los gastos fijos y de mantenimiento de la sede. Aporta unos 45.000 euros anuales, a los que hay que sumar otros 6.000 de la Diputación derivados del programa global y otros 5.000 que aporta la UNED además de las obras de mejora que se financian con fondos Feder.

Para el próximo curso, el alcalde, Saturnino Mañanes, que anunció ayer el respaldo municipal, pero con un recorte del 5% para el programa de ayuda, que pasa de 23.400 a 22.250 euros, más otra partida de 1.000 euros para gastos excepcionales «que compensará el recorte».

Andrés Blanco reconoció «la concentración de esfuerzos», explicó que es improbable que la sede benaventana pueda llegar a los 400 alumnos con la posibilidad de realizar exámenes presenciales, e hizo un llamamiento al apoyo para la realización de prácticas en empresas, pero fundamentalmente para ampliar los fondos de la biblioteca del aula. «Los libros son imprescindibles en esta universidad», aseveró.