El representante de Comercio de CEOE-Cepyme en Benavente, Agustín Martínez, aseguró durante la rueda de prensa que la subida del IVA podía notarse a final de mes ya que «al final, todo repercute en el cliente porque un negocio está para ganar dinero».

En su opinión, esa subida del 3% no se va a ver claramente en el precio del producto, porque el impuesto está integrado. «¿Quién sabe lo que pagas o no pagas de IVA? Los clientes no van a saber si yo he subido el margen de ganancias o he asumido el IVA», expuso Martínez, quien también criticó a las franquicias que han manifestado hacerse cargo de los tres puntos a mayores que habrá sobre el impuesto del valor añadido con estas palabras «Me hace gracia cuando las franquicias dicen que van a asumir la subida del IVA. Me gustaría verles firmar lo que están prometiendo».

Ángel Villar, presidente de CEOE-Cepyme en Benavente, matizó que para un pequeño comercio es mucho más costoso hacerse cargo de la subida que para una franquicia, ya que para a las escalas en que éstas se mueven «un 3% en la cadena de distribución y fabricación no supone nada. Con ese dinero pagas tres luces o suprimes un puesto de trabajo». A continuación afirmó que «las empresas tienen que ganar dinero porque son las que mantienen la estructura del Estado y lo que está claro es que sólo hay dos vías ante esta subida: asumir los costes o hacerlo repercutir directamente porque sino llegará un momento en que sea inasumible. Una empresa finalista asuma el IVA pierde ese porcentaje».

Para terminar, Martínez matizó que lo que realmente va afectar al consumo es «el miedo a comprar» que tiene la gente con esta crisis.