El portavoz municipal de IU-Los Verdes, Manuel Burón, considera la gestión realizada en las áreas de Hacienda y la de Personal como «pésima» aduciendo la falta de acuerdo en la negociación colectiva de los empleados municipales. Desde IU recuerdan que en varias ocasiones se ha instado al equipo de gobierno a elaborar y poner en práctica un Plan económico y financiero en el Ayuntamiento para los próximos ejercicios. Un Plan que tenga como objetivo el ahorro neto, disminuir el gasto corriente y reducir el endeudamiento con una gestión con «seriedad, austeridad y rigor presupuestario», señalaba ayer Burón en rueda de prensa quien además hacía hincapié en que las verdaderas razones del «porqué no hay dinero» esgrimida esta circunstancia por los responsables municipales para no poner en práctica la subida pactada en el convenio colectivo de personal laboral, se basan en la caída de la recaudación con las modificaciones de las ordenanzas fiscales del IBI y la del impuesto de vehículos cifrados en 150.000 euros, 90.000 euros de IBI y 60.000 euros de IVTM a los que se añaden, según Burón, otros 40.000 euros del incremento de gastos de asignación a los órganos colegiados municipales. Todo ello, para este portavoz, es considerado como una cantidad «nada despreciable que provoca un desfase en la cuentas municipales». Pero la crítica realizada por Burón se sustenta además en un informe de Intervención que preveía una merma de los impuestos sobre Construcciones, Instalaciones y Obras y de la tasa por licencias urbanísticas para el 2008, porque ya era más que previsible la crisis inmobiliaria.

Otra de las causas aducidas por Burón se refiere no sólo a que «no se ha controlado el gasto corriente, sino que se ha incrementado con un excesivo e injustificado gasto en productividad que se paga mensualmente "por norma", y a veces de forma vergonzante», achaca el portavoz de IU-Los Verdes. A este respecto señala «los pagos de productividad a trabajadores en periodos vacacionales, estando de baja o incluso a quien no hace horas extras». Ante esta circunstancia señala los informes municipales y reparos de Intervención. En tercer lugar, señala como causa las contrataciones de personal no consignados en el Presupuesto, argumentando «los contratos de determinados "técnicos" o "personal cualificado" que no aparecen en plantilla y cuyos gastos en retribuciones están siendo montados a lomos de la débil economía municipal». Otro de los reparos de ilegalidad realizados por Intervención aduciendo que «el dinero consignado en las plazas vacantes de la plantilla no llega para pagar el exceso de Productividad y al personal contratado no incluido en los Presupuestos». Por último, Burón, señala como «otra de las raíces del porqué no hay dinero» a la pérdida de ingresos entre morosos, fallidos y prescritos. Para Burón la gestión de la concejalía de Personal, calificada como «fracaso», tiene como único activo el de «ejercer el "noble" arte de "negociar" y nada más» augurando una «temida Relación de Puestos de Trabajo».