El alcalde de Micereces de Tera, el socialista José Luis Ferrero, se queja de la reducida subvención que concede la Diputación Provincial a los comedores sociales de la provincia que en el caso de esta localidad es de 6.000 euros anuales, tanto para el comedor de Micereces como para el servicio de catering que tienen establecido en Abraveses. Este regidor, que forma parte de la Comisión de Bienestar Social de la institución provincial en su calidad de diputado, ha solicitado el incremento de esta partida económica en los presupuestos de la Diputación para los 13 comedores existentes en la provincia.

La Diputación destina bianualmente 400.000 euros para sufragar los gastos de los sueldos de personal y seguridad social en todos los comedores del ámbito provincial, de los que 300.000 euros se destinan para la implantación de los nuevos comedores y los 100.000 euros restantes para el mantenimiento de los actuales. Una cantidad, esta última, «insuficiente», señala Ferrero.

A este servicio social de Micereces acuden diariamente una media de 15 personas (otras tantas se atienden en Abraveses) que abonan 3 euros por el almuerzo, por lo que el Ayuntamiento «tiene déficit», ya que es quien se encarga de abonar los gastos de la alimentación, confiesa Ferrero. Las ayudas de la Diputación, apunta Ferrero, únicamente se circunscriben al pago de las nóminas de los empleados, mientras que«el problema» reside en los gastos de la manutención.

Desde la Diputación se ha señalado que los comedores «los han creado los propios Ayuntamientos» incidiendo en el hecho de que la institución provincial «carece de competencias». El área de asistencia a domicilio dispone en los presupuestos de una cantidad superior a los cuatro millones de euros anuales, lo que le hace preguntarse a Ferrero sobre cuántos usuarios de asistencia a domicilio hay en cada pueblo y cuántos usuarios hay de los comedores sociales asegurando, por otra parte, que los comedores sociales los gestionan los Ayuntamientos y la asistencia a domicilio «la llevan empresas privadas». Con la implantación de nuevos servicios de comedores sociales en la provincia es «más que necesaria una mayor dotación económica» en las partidas presupuestarias, incide nuevamente el regidor de Micereces y diputado José Luis Ferrero.

Los comedores comenzaron a funcionar en la provincia cuando ocupaba el cargo de presidenta de la Diputación, la popular Pilar Alvarez, quien instaló dos de ellos como plan piloto en la zona de Tábara-Aliste, un guante que recogió Ferrero en su municipio emprendiendo la tarea de acometer este servicio social en su municipio.

El propio Consistorio se encargó de la rehabilitación de la antigua casa del maestro en Micereces iniciando la actividad en diciembre de 2005, aunque el comedor social fue inaugurado el 3 de junio del pasado año. Actualmente lo atienden dos empleadas a media jornada, desde las 11 a las 15 horas sirviendo el almuerzo tanto a personas mayores que viven solas como a matrimonios.