Se cree que las Ferias y Fiestas de San Pedro no se habían suspendido nunca hasta este 2020 debido a que el origen de la feria de junio era eminentemente agrícola y su celebración era fundamental para el trabajo y el desarrollo de la actividad en el campo.

De hecho, hasta finales de los años 50 o principios de los 60 del siglo pasado, la feria en Zamora consistía principalmente en la contratación de mozos para la siega y la venta de aperos y trillos.

El Ayuntamiento decidió suspender las fiestas con el consenso de todos los grupos políticos para “velar por la salud de los ciudadanos y también por la futura economía de la ciudad”.

Entre las citas más significativas, no se ha celebrado en este 2020 la Feria de la Cerámica y Alfarería Popular, que lleva 48 ediciones y es uno de los principales ejes de San Pedro desde su creación en 1972.

Por su parte, la tradicional Feria del Ajo cambió de ubicación y los 140 puestos se instalaron en el exterior del Recinto Ferial Ifeza con control de aforo y medidas de seguridad como el uso obligatorio de mascarilla. Además, la cita no tuvo lugar en junio, sino los días 4 y 5 de julio con el objetivo de aminorar la crisis del sector por la pandemia.