Al grano

¿Linces? Siempre han gobernado Zamora

La propuesta de reintroducción del félido desata dudas

Un lince en cautividad en el centro de cria de La Olivilla (Jaén)

Un lince en cautividad en el centro de cria de La Olivilla (Jaén) / José Manuel Vidal

Celedonio Pérez

Celedonio Pérez

Ahora quieren reintroducir el lince ibérico en 16 municipios zamoranos de la subcomarca de Los Cañones del Duero. Vale. La Junta dice que no hay desventajas y que no existen restricciones agrarias en ningún territorio donde vivaquea una de las especies más amenazadas del planeta (¿más que los humanos en el ámbito rural zamorano?). Vale. ¿Qué ofrecen a cambio? Que si puede favorecer el turismo de naturaleza (¿), que es un salto de calidad para la biodiversidad de la provincia. Harto está uno de ser tan singular y de que nadie te lo reconozca. Mira Cataluña, oye, que es extraordinaria, que es un motor del país (Zapatero dixit) y que es de justicia que cuente con financiación especial (Sánchez lo ratificará en breve a poco que lo necesite para seguir en Moncloa). Hasta los cataplines está uno, ¡tontos que somos tontos!

¿Para qué le vale a Zamora ser una provincia tan singular (mucho más que toda Cataluña, se lo aseguro)? Para que, unos y otros, la dejan tirada como mierda al sol. Miren si somos singulares que contamos con la mayor población mundial de avutardas (más de 5.000, según dicen), la mayor concentración de lobos por hectárea de Europa, cuatro razas ganaderas autóctonas, una de ellas, la sayaguesa, entroncada directamente con el extinguido uro europeo, el "bos primigenius"; a lo que hay que sumar el mayor lago glaciar de España...

Y hay más singularidades. Zamora es una de las provincias con más agua embalsada y menos regadíos. ¿Y esa incongruencia por qué? Porque el agua se dedica a producir energía que consumen otros, sí, aquellos que nos cobran tasa turística por veranear en su tierra. Ahora Zamora se está llenando de instalaciones de energía renovable para lo mismo, para que la consuman aquellos que se benefician en exclusiva del IVA que pagamos en las facturas eléctricas. Suma y sigue.

Zamora, al estar poco poblada (menos de 16 habitantes por kilómetro cuadrado) y nada industrializada, es una provincia que, con muchos árboles y una agricultura activa, descontamina mucho más que contamina, aunque por ello no cobra ni un euro. Por cierto, muchos zamoranos no pueden acceder con sus vehículos al centro de Madrid y los madrileños sí pueden campar a sus anchas por las carreteras zamoranas. Vale.

Miren si es Zamora singular que es la provincia que lleva décadas a la cabeza del ranking nacional de porcentaje de pérdida poblacional, y no pasa nada. Y no cuenta con una financiación especial, y no pasa nada. Y llevamos toda una vida engordando a otras provincias con nuestros emigrantes, y no pasa nada. Y hasta algunos se han tornado "indepes". Toma ya. ¡Linces nos quieren traer ahora! ¡Pero si son linces y listillos los que nos han gobernado toda la vida! ¡Tontos que somos tontos!

Suscríbete para seguir leyendo