Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Al grano

Políticos (y periodistas) buenos

Los “pescadores” de los partidos andan a la caza de candidatos en los pueblos

Una persona selecciona la papeleta para votar EMILIO FRAILE

Andan estos días los “pescadores” de los partidos políticos pateando los pueblos para llenar sus listas electorales de candidatos y lo hacen con ahínco, ¡lástima que ese interés no sea el mismo para conocer los problemas reales del ámbito rural! No obstante, es loable esta función y muy trabajosa, y de mucho mérito, sin duda, porque en muchos casos es buscar una aguja en un pajar al que apenas le quedan las migajas del bálago. Es por eso que, a veces, las candidaturas se remiendan con “paracaidistas” y se encabezan con quienes usan anteojeras. Mala cosa.

Sé que es misión complicada, pero, por favor, “pescadores” echen las redes en caladeros no contaminados porque necesitamos más que nunca buena gente al frente de los ayuntamientos de los pueblos. Vivimos un tiempo crucial para la supervivencia del ámbito rural, nos jugamos todo y es imprescindible que los escudos estén sujetos por personas de buen corazón, conscientes de que el horizonte es de todos y no solo de los que tienen buena vista.

Empecemos desde abajo, desde los pueblos más pequeños, a regenerar la política general, hoy controlada por personas de dudosa catadura que se emplean a fondo en convertir intereses partidistas en generales. Necesitamos políticos buenos, gente honesta que sea consciente de que lo que suma de verdad es gobernar para todos, siempre con un espíritu de unidad y no de disensión. Y que, en ocasiones, conviene al colectivo que quien manda pierda algunos de sus supuestos “derechos” para que sea más fácil al grupo cumplir sus deberes.

Hay que retorcer los valores al uso. Negar impronta a soberbios y “vende burras” y apoyar a quienes den la mano al sentido común, a aquellos que, si es necesario y así lo exige el interés general, hagan una pedorreta a los jefes de su partido quienes, con visión miope y cortoplacista, todo lo analizan con la lupa que agranda el interés electoral más cercano.

Y ya metidos en harina y como ayer celebramos el día de los periodistas, el deseo de que la cosa política sea gestionada por buena gente lo extiendo también al periodismo, guardián y vigilancia del poder. Resulta desolador observar desde la barrera la implicación, muchas veces complicidad, de opinantes e informadores con este u otro partido político. Sonroja, además, que desde las tribunas de opinión mediáticas se culpe siempre al otro de polarizar y dividir sin asumir ni una pizca de responsabilidad.

Así que sí; empecé este artículo pidiendo sensatez a quienes andan cazando candidatos para el 28-M y lo cierro con un canto a la buena fe de políticos y periodistas. ¿Por qué se sonríe usted?

Compartir el artículo

stats