El desarrollo rural de Castilla y León recibe 29,5 millones

El reparto global del Gobierno asciende a 158,21 millones de euros y se financia a través del fondo europeo Feader

REPORTAJE DESPOBLACION RURAL

REPORTAJE DESPOBLACION RURAL / NICO RODRIGUEZ

Ical

El Consejo de Ministros autorizó este martes el reparto de 29,55 millones de euros en Castilla y León para la financiación de su programa de desarrollo rural.

Esta asignación está contemplada en la distribución territorial de 158,21 millones de euros entre las comunidades autónomas, para la financiación de los programas de desarrollo rural, y se someterá a consideración de la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural.

El reparto se llevó a cabo en consonancia con los acuerdos de la Administración General del Estado y las comunidades autónomas para la financiación de los programas de desarrollo rural del periodo 2014-2022, que resultan de aplicación hasta el año 2023, de acuerdo con la normativa europea que permite sumar tres ejercicios a la fecha de finalización del ciclo de referencia.

Con esta autorización, informaron desde Presidencia, “se mantiene el compromiso del Gobierno de continuar con el apoyo financiero para las medidas de los programas de desarrollo rural de las comunidades autónomas”.

Los programas de desarrollo rural contemplan medidas de apoyo de diferente naturaleza, orientadas a mejorar la competitividad del sector agroalimentario, asegurar la gestión sostenible de los recursos naturales y la acción frente al clima y a alcanzar un desarrollo territorial equilibrado de las zonas rurales.

Estas medidas se financian con el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) y las contribuciones de la Administración General del Estado y de las propias comunidades autónomas.

El Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural financia la política europea para el desarrollo rural. Con este fin, financia los programas de desarrollo rural en todos los Estados miembros y las regiones de la Unión a través de programas que tienen en cuenta las directrices estratégicas de la política para el desarrollo rural y las prioridades establecidas en los planes estratégicos nacionales.