Un estudio publicado por el Parlamento Europeo alerta del “serio peligro” en Europa del abandono de tierras agrarias, que afecta a uno de los principales motores de la economía y está provocando la despoblación del territorio en las zonas rurales. El estudio indica que cerca de 56 millones de hectáreas corren el riesgo en Europa de ser abandonadas y se estima que 5 millones de ellas efectivamente lo serán en 2030; mientras que en el caso de España, cerca del 10 % presentarían riesgo alto y muy alto de abandono, lo que supondría una pérdida de unos 2,3 millones de hectáreas.

Si se atiende a los datos históricos, añade la agrupación agraria, entre 2012 y 2020 la superficie agraria en España se ha reducido, especialmente en la Comunitat Valenciana, Murcia y otras regiones del centro peninsular (Castilla La Mancha, Castilla y León, Comunidad de Madrid y País Vasco), en favor fundamentalmente de superficies artificiales. El estudio europeo analiza también los distintos instrumentos de política agraria actuales como herramientas útiles para evitar el fenómeno de abandono, especialmente el segundo pilar de la PAC, particularmente las medidas agroambientales y climáticas y los pagos a zonas con limitaciones naturales u otras limitaciones específicas. “Las ayudas son importantes pero lo es más que las explotaciones tengan unas expectativas razonables de rentabilidad”, ha señalado una organzación agraria levantina.

Considera que la PAC no es suficiente y que se deben establecer medidas efectivas que aborden el problema del abandono de tierras de manera integral, “si no queremos que esto sea otro clavo en la tumba de la España vaciada”. Apuesta por una buena utilización de las herramientas de la PAC y en la necesidad de equilibrar la cadena alimentaria para que se remunere justamente el trabajo y los alimentos y servicios que ofertan las personas agricultoras y ganaderas a la sociedad”.