12 de diciembre de 2018
12.12.2018
Al grano

Puebla, la villa del agua, un ejemplo

La localidad sanabresa da con la tecla de la promoción turística

11.12.2018 | 19:27
Celedonio Pérez

Ganó Puebla, ganó Sanabria, ganó Zamora, ganó la voluntad colectiva. La villa de la claridad y el agua brillará más que nunca el próximo sábado. Ferrero Rocher la envolverá en luz artificial y reconocerá sus valores, que son los mismos de una comarca y una provincia que está perdiendo a sus gentes a jirones sin que nadie haga nada por evitarlo: la sencillez, la belleza natural, la solidaridad. Ganó Puebla otra vez, demostrando que estar entre los pueblos más bellos de España no es casualidad sino justicia.

Puebla, su alcalde, Pepe Fernández y su equipo de Gobierno, sus vecinos han vuelto a dar un ejemplo a la provincia. Han demostrado que las gentes viejas pueden utilizar armas nuevas para dar a conocer su identidad, sus singularidades. La villa de la claridad y el agua se ha elevado sobre un ramillete de municipios de toda España y lo ha hecho utilizando nuevas tecnologías, esas que se le esconden al ámbito rural zamorano.

La localidad zamorana premiada ha probado en los últimos tiempos que es posible otra fórmula para publicitar los atractivos turísticos, que ya no hay que basar la promoción en exclusiva en aquella o esta feria, en las campañas institucionales. El compromiso es de todos y es posible llegar a ámbitos impensables con imaginación y esfuerzo. Ya no todo depende del dinero, de los presupuestos, de los políticos de turno.

Puebla lo ha sabido hacer, lo ha conseguido con el esfuerzo de todos. Ha reivindicado su identidad, llevando sus atractivos allí donde más se ven, a la pantalla mágica, la ventana que conquista voluntades y sueños. El trabajo está hecho, el camino recorrido ha sido el logro y lo que venga a partir de ahora es un añadido, que engrandecerá aún más el objetivo. Un ejemplo para toda la provincia de cómo hay que hacer las cosas. Zamora es mágica, es bella. El reto es conseguir que todos lo sepan. La villa de la claridad y el agua es el faro. Todo un ejemplo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook