En primer lugar, quiero hacer llegar a La Opinión-El Correo de Zamora, a su Consejo de Administración y a todas las mujeres y los hombres que integran su equipo humano mi más sincero reconocimiento por su trabajo, y mis felicitaciones por este 125 Aniversario. Estoy seguro de que, en el futuro, nos seguiréis informando y acompañando a todos los zamoranos y castellanos y leoneses como lo habéis hecho hasta ahora. 

La Opinión-El Correo de Zamora ha sido siempre para mí un ejemplo de seriedad, rigor y transparencia en su forma de abordar la actualidad. Un periódico muy comprometido con Zamora, que busca ser parte activa de la sociedad, de sus problemas y, sobre todo, de su futuro. Creo que esta cabecera siempre ha luchado, desde sus páginas, por un futuro mejor para esta tierra, apostando por ideas y proyectos que supusieran un revulsivo para la vida de la ciudad y de toda la provincia.

Las crisis que estamos viviendo en los últimos años han provocado un consenso general sobre la necesidad de impulsar medidas urgentes de estímulo que generen una recuperación social y económica en sectores de futuro, en industrias que contribuyan a la creación de sociedades más sostenibles, energéticamente autosuficientes y competitivas. Para ello, es imprescindible apostar por modelos empresariales más resilientes, capaces de fortalecer el tejido económico, e incentivar actividades sostenidas en los dos grandes pilares de la política industrial europea: la innovación y la descarbonización. 

Generamos energía limpia y flexible a través de 17 instalaciones eólicas e hidroeléctricas en la provincia, con una potencia instalada de casi 1.000 MW, en las que vamos a invertir 45 millones de euros, creando empleo y apostando por la formación

En este contexto, la electrificación a partir de las energías renovables, las redes inteligentes y el almacenamiento está llamada a convertirse en uno de los motores que reactivará nuestra industria, aumentando además nuestra competitividad y disminuyendo nuestra dependencia energética del exterior y nuestras emisiones.

Es el momento de acelerar la transformación del tejido industrial, impulsando la economía verde para producir un efecto tractor en sectores como la construcción, los servicios de ingeniería o la máquina herramienta, generando un impacto inmediato en el crecimiento económico y el empleo, especialmente en la llamada España vaciada. Nuestro país está especialmente bien posicionado en esta carrera, después de haber desarrollado en las últimas décadas una sólida industria de bienes de equipo, con la que ha desplegado proyectos renovables, redes inteligentes y productos y servicios energéticos para responder a un nuevo modelo energético, referentes en la actualidad en Europa y los mercados internacionales.

Pero para ello debemos contar con ambición y audacia, como la que ha mostrado la Comisión Europea al elevar el objetivo de reducción de emisiones para 2030 hasta, al menos, un 55%, estableciendo un marco incentivador para las inversiones en la transición energética y apostando por las reglas del mercado y la seguridad jurídica. Como en tantos otros ámbitos, la solución es apostar por ‘más Europa’. 

El mundo que nos toca construir a todos representa una gran oportunidad para generar ecosistemas limpios, pero brillará más si aprovechamos las fortalezas de nuestro entorno y comunidades. Para ello, necesitamos impulsar una estructura empresarial óptima, generando una masa crítica para garantizar que las inversiones puedan quedarse en el país, maximizando la generación de empleo y las oportunidades para las empresas medianas y pequeñas. 

Una futura economía descarbonizada a través de la electrificación no solo mejorará nuestro medio ambiente, sino también nuestra competitividad económica. Contamos con recursos naturales para generar energía, como el viento y el sol. Pero, además, las empresas eléctricas españolas, entre las que se encuentra Iberdrola, han dado un paso al frente para responder a este nuevo paradigma y han acelerado sus inversiones para contribuir a reactivar la economía.

 En Castilla y León, Iberdrola va a poner en marcha en los próximos años más de 1.800 MW en proyectos renovables -eólicos y fotovoltaicos-, para los que destinaremos inversiones de más de 1.300 millones de euros. Este volumen de recursos dinamizará el tejido industrial y generará empleo para 18.000 personas, atendiendo a las estimaciones establecidas en el PNIEC. 

En la actualidad, estamos inmersos en la tramitación de un proyecto eólico muy especial, el parque eólico Iglesias, que estará integrado por los aerogeneradores de mayor potencia instalados en eólica terrestre hasta ahora en el mundo, y hemos iniciado la puesta en marcha de nuestro primer proyecto fotovoltaico en Castilla y León, donde operamos ya más de 5.150 MW, lo que consolida a esta Comunidad como la que cuenta con más megavatios ‘verdes’ instalados por Iberdrola. 

Como es norma en Iberdrola, estos proyectos cuentan con un importante componente local. En la región, realizamos compras anuales por valor de 150 millones de euros a más de 700 compañías castellanas y leonesas. 

Zamora, sus gentes y sus empresas son parte esencial del compromiso de Iberdrola con esta tierra. Contamos con casi 130.000 clientes zamoranos a los que vamos a seguir ofreciendo una calidad de servicio cada vez mejor. Para ello, tenemos previsto invertir en la provincia cerca de 40 millones de euros en redes eléctricas durante los próximos cuatro años.

Además, generamos energía limpia y flexible a través de 17 instalaciones eólicas e hidroeléctricas en la provincia, con una potencia instalada de casi 1.000 MW, en las que vamos a invertir 45 millones de euros adicionales hasta 2025, creando empleo y apostando por la formación en un sector en auge que ofrece trabajo a los más jóvenes.

Nuestra trayectoria en el desarrollo de energías renovables en los últimos veinte años -que nos ha convertido en líderes regionales, nacionales y globales-, el efecto tractor de nuestras actividades, el conocimiento de la realidad local y nuestra contribución en las comunidades en las que trabajamos nos permiten aportar valor con las mejores propuestas para liderar la revolución verde.

Ese es nuestro compromiso. Contribuir a configurar desde nuestra área de actividad, al igual que lleva haciéndolo La Opinión-El Correo de Zamora estos últimos 125 años, una sociedad de futuro para empresas, emprendedores y ciudadanos zamoranos y castellanos y leoneses.