13 de marzo de 2017
13.03.2017
4/8

En el corazón de Estados Unidos

María Mayoral estudia 1.º de Bachillerato durante este curso en un instituto de Waco, en Nebraska, gracias a una beca de la Fundación Amancio Ortega

18.03.2017 | 04:10

"Definiría la oportunidad que me ha dado la beca de la Fundación Amancio Ortega como la oportunidad de cumplir mi sueño". Así resume María Mayoral su actual año académico en Waco, un pueblo de Nebraska, gracias a una de las becas que el empresario gallego puso en marcha hace unos años. Ella es una de los tres estudiantes zamoranos que este curso está disfrutando de esta experiencia. "Más que cumplir mi sueño, lo estoy superando con creces, porque también ha sido una oportunidad para poder encontrarme a mí misma y, sobre todo, aprender", recalca.

Estos estudios se pueden cursar en Estados Unidos o Canadá, pero este último país nunca llamó la atención de la estudiante zamorana. "No cambiaría mi elección por nada. Estoy estudiando en un instituto luterano llamado Nebraska Lutheran High School y el hecho de que el centro esté en el mismo pueblo hace que todo sea más fácil. Tiene hasta residencia de estudiantes, así que cada vez que quiero quedar con alguien solo tengo que caminar diez pasos y estoy rodeada de gente de mi edad", describe.

Aunque reconoce que su primera impresión no fue muy positiva -"Waco es un pueblo de 200 habitantes en medio de la nada", describe- se ha amoldado perfectamente a su nueva vida. "He tenido muchísima suerte con la familia que me ha tocado, porque nos llevamos muy bien. Vivo con mi madre de acogida por diez meses, mi hermana americana, que tiene mi edad, y con un chico chino que está compartiendo experiencia conmigo. Además, un primo de la familia también vive con nosotros entre semana", enumera. "El pueblo es muy pequeño, pero la gente es muy acogedora, aunque al principio son un poco cerrados y apenas dan abrazos ni se acercan demasiado", señala la zamorana.

Sobre el instituto, sus aulas acogen menos de cien alumnos, "de los que casi veinte somos internacionales. Hay gente de Corea del Sur, China, Vietnam y Brasil, además de Estados Unidos", precisa. Lo que más le llamó la atención durante sus primeros días de clase en septiembre fue el bajo nivel académico con respecto a su centro, el IES La Vaguada. "Pero algo que me encanta es cómo se apoyan en todo, tanto en deporte como la clase de discursos, teatro o conciertos. Le dedican mucho tiempo al ejercicio y a la música y todo el mundo está involucrado en algo", valora. La mayor parte del profesorado tiene menos de 27 años "y eso hace que sea más sencillo dirigirte a ellos", indica la estudiante.

Una de las excursiones que más ilusión le han hecho ha sido la visita a Colorado. "Hace un año estaba en clase de inglés en Zamora hablando de ese estado y ahora he podido ver las Montañas Rocosas y la verdad es que ha sido impresionante", explica.

Con tanta actividad, confiesa que no ha tenido problemas para hacer nuevas amistades en estos meses. "A otras personas les costó más, pero yo me decidí a hablar a todo el mundo y la verdad es que no tuve problemas en encontrar con quién quedar por las tardes, salir un rato o incluso ir a mi primer baile de instituto", recuerda.

Respecto al idioma, esta inmersión total le ha ayudado a mejorar casi sin darse cuenta. "Ahora sé muchas cosas que antes no conocía", reconoce. Además, el no poder viajar a España durante el curso le ha acercado a las tradiciones americanas. "Las navidades las he disfrutado mucho, porque tengo la suerte de no haber sentido morriña desde que estoy aquí. También me lo he pasado genial en Halloween o Acción de Gracias", añade sobre sus vivencias.

A pesar de la distancia, no pierde la ocasión para enseñar a su familia y amigos americanos algo de la cultura española "para que por lo menos conozcan de donde soy". Así, lo que más les ha atraído ha sido la Semana Santa zamorana. "Están deseando tener la oportunidad de disfrutarla", subraya. También les ha acercado la gastronomía nacional. "He intentado cocinarles algunos platos típicos, porque echo mucho de menos este aspecto. Aquí todo es comida rápida o congelada y apenas comen pescado. Sin duda, tenemos mucha suerte de nuestra variedad en España", valora.

A pocas semanas de finalizar sus estudios en Waco, piensa seguir exprimiendo cada momento, tanto en el aula como fuera de ella, puesto que es una oportunidad única. "Es increíble cómo podemos ser tan diferentes e iguales a la vez", finaliza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine