18 de febrero de 2017
18.02.2017
0/14

El Centro de Inserción Social imparte cursos a una media de 200 reclusos

Una veintena de presidiarios cumple el tercer grado en el recinto, donde se desarrollan talleres para formar a los internos y facilitar la reinserción

18.02.2017 | 04:25
El subdelegado del Gobierno, García Bermejo (centro), con el director de Topas, Castejón (izquierda), y con el subdirector del CIS, Galende.

El Centro de Inserción Social (CIS) registra "espectaculares resultados de reinserción social" de los reclusos procedentes de Topas que abandonan la macroprisión para cumplir el tercer grado en las instalaciones de la capital de Zamora, en la actualidad 20 reclusos, y a lo largo del año pasado unas 200 personas que acudieron para participar en cursos formativos o cumplir trabajos en beneficio de la comunidad. La labor desarrollada desde el CIS de Zamora es "puntera en la región" en conseguir su principal objetivo, declaró ayer el subdelegado del Gobierno central en Zamora, Jerónimo García Bermejo, que felicitó a al subdirector del CIS, Anselmo Galende Llamas, y al director de Topas, José Luis Castejón.

García Bermejo se refirió a los múltiples talleres y programas de formación y reinserción que se organizan desde el Centro, situada junto a la antigua cárcel de Zamora, con la finalidad de ofrecer a quienes están a punto de cumplir con las condenas impuestas por los jueces la posibilidad de incorporarse al mercado laboral y a la sociedad.

El director de Topas explicó que el CIS acoge a internos que únicamente pernoctan en este recinto, puesto que tienen su empleo y salen a diario a cubrir su puesto de trabajo. Otro internos salen cada día para buscar una oportunidad en el mercado laboral o a atender a familiares, mientras que hay algunos que acuden al Centro para cumplir penas sustitutivas de prisión y medidas alternativas a la reclusión en Topas, como para aquellos que han infringido la Ley de Seguridad Vial, que acuden a cursos específicos sobre esta materia.

Los condenado por delitos sexuales tienen que realizar cursos sobre educación sexual y los que han maltratado a sus parejas, sobre violencia de género.

El CIS también realiza una labor de seguimiento de los reclusos que están en libertad condicional, así como del control telemático, con pulsera, de aquellos presos que están en tercer grado pero deben dormir en estas instalaciones para asegurar que no se producirán fugas en ninguno de los dos supuestos, precisó José Luis Castejón.

Entre los cursos de formación, destacó el de cocina que se impartirá junto con la Asociación para el Desarrollo Social de Zamora (Ades), subvencionado por la Caixa, a partir del día 20 de febrero, destinados a la facilitar a los reclusos que dispongan de un oficio con el que poder encontrar un trabajo.

Menos presos en Topas

El director de la macroprisión de Topas explicó que el centro penitenciario tiene en la actualidad 750 internos, casi la mitad de los que se registraban hasta hace apenas dos años, cuando entró en vigor la reforma del Código Penal, que ha eliminado delitos que antes se castigaban con cárcel. La aplicación de la Ley de Extranjería también ha contribuido a la reducción de reclusos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine