Día de Todos los Santos

Los clásicos aguantan el tipo

Los huesos de santo ya escasean en las pastelerías y los buñuelos reportarán hoy una excelente jornada final de ventas

01.11.2016 | 10:14

Que no todas las tradiciones autóctonas para rememorar a los difuntos están teñidas de dolor y de tristeza lo prueba uno de los hábitos inquebrantables de estas fechas. Durante el mes de octubre, los obradores de la ciudad han surtido panaderías y pastelerías zamoranas de kilos y kilos de dulce, existencias que se agotan ya estos días. A pesar de que algunos establecimientos prueban nuevas propuesta ingeniosas, que se hacen eco del poder de seducción de Halloween, los clásicos siguen aguantando el tipo. Hoy será uno de los días de mayor volumen de ventas de buñuelos de viento que, junto con los huesos de santo, se convierten en emblema de estas fechas.

A tenor de las ventas, no se puede decir que defrauden las calabazas de chocolate y otros ingenios que bien podrían ocupar un escaparate en las tiendas de Estados Unidos. Todo lo contrario, algunas pastelerías han agotado ya sus propuestas más creativas. Sin embargo, el poder de la tradición y el gusto de las personas de mayor edad -entre quienes se sitúan los mayores consumidores (o al menos, compradores)- hacen que sean los buñuelos los que encabecen el "ranking" de demanda.

Buñuelos y huesitos de santo van de la mano por Todos los Santos, pero al tiempo mantienen las distancia, sobre todo en la elaboración. "Los huesos llevan un proceso de elaboración más laborioso y largo. Es un mazapán que posteriormente hay que moldear y luego rellenar", explican los artesanos. Es decir, que los fabricantes trabajan con una estimación cerrada de producción. Por la mano de obra que está detrás, no se hará ni un solo huesito de santo más. "Cuando se acaban, se acaban", detallan.

Caso distinto es el de los buñuelos que, aunque laboriosos, únicamente precisan de la elaboración de una masa que acabará en la sartén. Posteriormente, cada artesano decidirá la proporción del volumen que se rellena de crema -el clásico- y los que se nutren de nata, que también tienen sus adeptos.

Detrás del trabajo de semanas está la recompensa. Y es que los establecimientos rentabilizan estas fechas en las que el dulce supone un contrapunto a la melancolía que dejan quienes ya no están. En las pastelerías más selectas, el kilo de buñuelos puede rozar los treinta euros, precio similar al de los huesitos. Claro que todo va por bolsillos. Otros comercios de la ciudad y de la provincia venden los buñuelos desde poco más de diez euros el kilo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

El baile de las agujas

Los zamoranos prefieren el nuevo horario de verano recién estrenado por el recorte energético que...

Benavente se suma mañana a la "Hora del Planeta" y apagará la luz de 6 inmuebles

La iniciativa se prolongará una hora como gesto contra el cambio climático

"Humana, inagotable y todoterreno"

"Humana, inagotable y todoterreno"

El zamorano Luis Santana, amigo y compañero de Paloma Gómez Borrero, canta para ella en su funeral...

El juez pide a Sanidad un informe de la salmonela de la residencia de Fermoselle

El juez pide a Sanidad un informe de la salmonela de la residencia de Fermoselle

El magistrado solicita que se le detallen las causas de la infección y si algún alimento pudo...

La mejora de la economía reduce la conflictividad laboral en la provincia

Durante el año pasado, 233 zamoranos acudieron a los juzgados para demandar a sus empresas por...

Un traslado con mucha visión

Un traslado con mucha visión

Ángel Óptico se muda a Pablo Morillo, 8, un local de 450 metros cuadrados con la última tecnología...

Jesús Nazareno y Ánimas, hoy y ayer

Jesús Nazareno y Ánimas, hoy y ayer

El historiador José Andrés Casquero desgrana la historia de la cofradía toresana, desde sus...

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine