Confidencias en el Scriptorium (XXI)

Desde el huerto del cenobio

Magius se dibujó a sí mismo encorcado sobre el atril, una figura inexpresiva y convencional que, sin embargo, tiene el privilegio de ser el primer autorretrato de la península

24.09.2016 | 03:21
Desde el huerto del cenobio

«Magius muere mientras trabaja en el Beato de Tábara. Según consta en el propio beato, lo finaliza Emeterius, un monje probablemente mozárabe, el 28 de julio del 970. Poco más sabemos del personaje, tampoco importa demasiado su biografía. Lo importante es que en el colofón del códice reproduce el scriptorium más antiguo de la Alta Edad Media europea. Se trata del perteneciente al monasterio de San Salvador de Tábara. La torre de piedra del cenobio, con cinco pisos coronados por dos campanas y el scriptorium adosado a su derecha, es una de las imágenes más conocidas del arte prerrománico hispano. En ella el artista se dibujó a sí mismo encorvado sobre el atril frente a un escriba. Una figura inexpresiva y convencional que, sin embargo, tiene el privilegio de ser el primer autorretrato del que se tiene constancia en la península. Pero, volvamos a nuestra historia. Emeterius se encuentra en un pequeño huerto situado en la parte posterior del Scriptorium. Parece fatigado...».

Ahora estoy en la parte norte del monasterio de San Salvador de Tábara, en un pequeño huerto en el que crece, silvestre, la retama. Se trata de un espacio mínimo. Un reducido universo germinado a la sombra de su torre y desde el que se atisba el valle. Insignificante y vulgar, pero por dos vidas que viviera apenas tendría tiempo de echar un vistazo a cuanto, desde aquí, la vista alcanza.

Ha tiempo, el abad Arancisclo lo mandó cercar, a mayor gloria de Dios, con un muro de piedra. Buscaba reforzar a los monjes en su lucha contra los pecados capitales, y a fe que lo consiguió. El aislamiento es absoluto. Un lugar ideal, sin duda, para encontrar la perfección contenida en los cuatro Evangelios ¡Loado sea Nuestro Señor que así lo plugo!

Paso demasiadas horas encerrado en el Scriptorium. Aquí, en cambio, contemplo el desarrollo de cebollas y ajos, según en qué momento, la floración de los manzanos, la aparición de los primeros pepinos, madurar las ciruelas, reverdecer las plantas. Cómo las aves se emparejan y los árboles se llenan de savia. Me hace sentir vivo observar el crecimiento de las habas o el brote de las higueras y percibir el aroma de la albahaca plantada junto al laurel, siempre en la parte más resguardada y soleada del recinto.

Es la vida en estado puro, la belleza de la que hablaba Magius, este sencillo espacio en el que las estaciones se suceden con la cadencia esperada, cada una con su luz y sus particulares indicios en el cielo, y en el que las criaturas se aparean repitiendo toda suerte de cortejos en un ciclo en el que todo es nuevo y repetido, igual y diferente a un tiempo... «La belleza da sentido al mundo.», solía decir el maestro. Por eso vengo aquí con frecuencia, por descubrirla antes de pautar el pergamino.

Hoy celebramos la fiesta de la Asunción de María, un día grande. Es el 15 de agosto y, según los lugareños, la madera cortada ahora no será atacada nunca por la carcoma. Recuerdo que, durante este mes, en los jardines de Córdoba maduraban los dátiles tempranos y en la Casa del Tiraz, al lado de la Gran Mezquita, se confeccionaban los ropajes del todopoderoso Abderramán III. Una época difícil para mí que nací en alÁndalus. Allá crecí. En las sierras que circundan Córdoba aprendí las enseñanzas de Jesucristo y yo, Emeterius, humilde siervo de Dios, doy gracias a Nuestro Señor por ello. Pero es aquí, en esta tierra generosa y recia, donde aprendí a dibujar. En el monasterio de San Salvador.

Magius trabajaba, cuando llegué, en un encargo del señor abad, el tiempo apremiaba y me propuso la iluminación del Festín de Baltasar. Lamentablemente, el maestro de pintores se nos fue el pasado treinta de octubre, día de San Fausto, sin ver su obra finalizada. Descanse en paz por los siglos y loado sea Dios por disponer que quien engrandece con su obra la tierra a la que pertenece permanezca para siempre en la memoria. Yo continuaré el códice. Seré yo quien lo acabe, si a nuestro Señor así place, y lo haré reinventando criaturas y lugares con la ilusión de que lo ficticio acabe siendo verdadero. Al fin y al cabo, una aldea no son solo sus calles y gentes, también, y por fortuna, los personajes de ficción que la habitaron. Y es que, la realidad se transforma de continuo. El arte, por contra, permanece.

Así, la Torre del monasterio de San Salvador de Tábara. Por mucho que los años la derriben o la estupidez pretenda ignorarla, permanecerá para siempre como la dibujo ahora en el colofón de este beato. Altiva y fuerte. Con igual Scriptorium e idéntico campanero. Con los mismos laberintos y campanas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Edición Local

La Tijera celebra una década de "Don Juan Tenorio"
La Tijera celebra una década de "Don Juan Tenorio"

La Tijera celebra una década de "Don Juan Tenorio"

La compañía representará cuatro funciones durante los próximos 31 de octubre y 1 de noviembre en...

TVE se interesa por el románico zamorano

TVE se interesa por el románico zamorano

La capital será protagonista mañana en La 2 y en el Canal Internacional

Del móvil al conductor mayor, desafíos viales

Del móvil al conductor mayor, desafíos viales

Un estudio del experto Andrés Luis Romera Zarza revela el incumplimiento de más de la mitad de los...

El mal dato de afiliación a la Seguridad Social de Toro

El mal dato de afiliación a la Seguridad Social de Toro

El número de cotizantes crece, pero la sequía impide alcanzar el número de trabajadores habituales...

Perros en busca de hogar

Perros en busca de hogar

Uno de cada cuatro canes acogidos en el Centro Municipal de Benavente logra encontrar un nuevo hogar

Don Sancho participa en el festival de folclore de Consuegra

La Asociación Etnográfica Don Sancho participa este fin de semana en el LV Festival...

Un encuentro alienígena para niños en el Ramos Carrión

Un encuentro alienígena para niños en el Ramos Carrión

Los zamoranos más pequeños se divirtieron ayer en el Teatro Ramos...

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine